El Brasil de Bolsonaro, ¿a la deriva?

Por Marcia Cury
Desde Brazil

Como lo destaca la editorial del periódico Le Monde, del pasado 19 de mayo, parafraseando a Shakespeare, “hay algo podrido en el reino de Brasil”.[1] Pareciera una apreciación correcta. Y sumado a eso, da la sensación de que el país está a la deriva. Dondequiera que uno mire, en un análisis racional, al contrario de la aparente normalidad en el funcionamiento de la democracia brasileña, lo cierto es que la situación actual causa extrañeza e inquietud.

Hay muchos hechos para dudar de la solidez de la democracia del país. El presidente Jair Bolsonaro parece ignorar cualquier demanda de respeto por las instituciones y protocolos requeridos por un jefe de Estado. Pero, como ya se mencionó aquí en un artículo anterior[2], sus prácticas no aportan nada nuevo frente a su comportamiento en estos 30 años de vida pública. Sin embargo, sus acciones están tomando proporciones que desafían cada vez más la legitimidad de una democracia institucional, que ya sufre la desconfianza de la mayoría de la población. En este contexto y bajo la crisis del coronavirus, miles o quizás millones de personas arriesgan sus vidas.

Nepotismo crónico de Bolsonaro

El candidato que se presentó como alguien por encima de las ideologías ( atribuyéndole el carácter de “ideológico” solo  a la izquierda), se aferra en cada uno de sus actos a sus propias opiniones y en el conjunto de “ideas” que provienen de su núcleo ideológico de extrema derecha, dirigido especialmente por su “gurú” Olavo de Carvalho. Para mencionar los actos más recientes, hay que destacar los cambios constantes de los jefes de los ministerios, realizados en base a criterios como las afinidades personales, los grados de apoyo a su candidatura o la implementación de políticas públicas basadas en las creencias personales de Bolsonaro.

La actriz Regina Duarte, quien en polémicas entrevistas relativizó tanto el racismo brasileño como la tortura practicada durante el régimen militar, se hizo cargo del Ministerio de Cultura.[3] Después de dos meses a la cabeza de esa secretaría de Estado, fue llevada a Cinemateca, un espacio ubicado en São Paulo, dedicado a preservar la memoria del cine brasileño. Si se confirma el nombramiento, que enfrenta un obstáculo jurídico, la actriz reemplazaría a Olga Futemma, profesional del área cultural que ha estado coordinando los proyectos de la institución durante 36 años.[4]

En el Ministerio de Cultura ahora se está considerando a un actor con poca relevancia en la escena cultural, Mario Frías, quien se puso a disposición del Presidente de la República para ser su mano derecha.

Caos en el crítico sector de la salud

El caos también está instalado en el Ministerio de Salud. Después de la partida del ministro Luiz Henrique Mandetta, su reemplazo Nelson Teich permaneció en el cargo poco menos de un mes. Su paso por el ministerio tuvo como episodio más significativo su asombro frente a la prensa cuando se le preguntó sobre la ordenanza publicada por la Presidencia de la República, que autorizaba la reapertura de servicios que se consideran “esenciales”, como peluquerías, salones de belleza y gimnasios. El ministro no tenía conocimiento de la ordenanza, y dió la demostración más clara de la existencia de autoridades del gobierno de Bolsonaro que no saben lo que realmente están haciendo en el puesto.[5]

Desde la partida de Teich, el ministerio de Salud ha sido dirigido por un ministro interino, el general Eduardo Pazzuelo. Esta nominación de Bolsonaro es otro factor que destaca su megalomanía, y en la que sus opiniones personales prevalecen en las pautas del ministerio, a pesar de cualquier evidencia científica en contra.

Brasil y COVID-19: número 2 en el mundo

En este caso, Bolsonaro insiste y ya ha implementado el uso de hidroxicloroquina en pacientes con coronavirus (substancia que la mayoría de los científicos no recomienda en estos casos[6]),  y pugna por relajar el distanciamiento social. Mientras el presidente continúa desarrollando teorías de locura, con frases y actos que desdeñan la catástrofe generada por el coronavirus, el país continúa aumentando sus índices de muertes (actualmente de 24 mil) y ya ha alcanzado la posición de segundo país en el mundo en número de infectados, superando la marca de 394 mil casos este 26 de mayo[7].

Bolsonaro quiere policías de confianza personal

El otro episodio que quizás demuestra más claramente sobre que algo “podrido en el reino de Brasil”, es el caso de la salida de Sérgio Moro del Ministerio de Justicia. El héroe de los entusiastas de la Operación Lava Jato, apuntado como uno de los grandes candidatos presidenciales en 2022, abandonó el barco del gobierno de Bolsonaro. Lo denunció por intentos de interferir con la Policía Federal, cuya autonomía es indiscutiblemente indispensable para las investigaciones y acciones para combatir la corrupción.

Según la denuncia del ex juez, Bolsonaro solicitó más de una vez el reemplazo de la dirección de la Policía Federal a nivel nacional y en el estado de Río de Janeiro. Son puestos directamente responsables de dirigir las operaciones de investigación de crímenes contra el Estado. Las superintendencias estatales responden a estas pautas a nivel local.

Según Moro, el presidente se quejó de no tener acceso a información e informes del servicio de inteligencia de la Policía Federal. El nombre que Bolsonaro intentaba imponer  para la Dirección General de la Policía Federal, responsable por las grandes operaciones de investigación, era Alexandre Ramagem, un amigo personal y hombre de confianza de la familia del presidente. El nombramiento fue vetado por la Corte Suprema Federal.[8]

Las sospechas que rodean la interferencia directa de Bolsonaro en la Policía Federal solo aumentan. Poco después del cambio de mando en la institución, el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel (anteriormente su aliado y ahora opositor), se convirtió en el objetivo de la llamada ‘Operación Placebo’, que investiga posibles desvíos de recursos destinados a combatir el coronavirus. En la operación celebrada públicamente por Bolsonaro, hubo una violación de la confidencialidad de los mensajes del gobernador, allanamientos e incautaciones en diferentes dependencias de él y su esposa.[9]

Crímenes que involucran a los hijos de Bolsonaro

Desde el testimonio de Sérgio Moro, otros hechos policiales han surgido en torno al presidente de la República y sus hijos, quienes también ocupan cargos importantes en la política del país. La denuncia presentada por el empresario Paulo Marinho comienza a investigarse, incluida la filtración de información de la Policía Federal a los hijos de Bolsonaro sobre operaciones que los involucran directamente.[10] Esta es la operación “Furna da Onça”, que investigó la llamada “rachadinha”, una estafa en el que los diputados designan a supuestos asesores y se quedan con sus salarios.

El eje del escándalo es Fabrício Queiroz, ex asesor parlamentario y policía militar, quien manejó R$1,2 millones (aproximadamente $230 mil dólares) entre enero de 2016 y enero de 2017, según el informe del COAF (Consejo para el Control de Actividades Financieras).  Un cifra de dinero atípica para quienes ejercen estas funciones. En una de estas transacciones, el ex asesor envió un cheque por R$24,000 (cerca de $4.500 dólares) a la Primera Dama Michele Bolsonaro.[11] Este hecho y el nombre de Fabrício Queiroz no son nuevos y han estado cerca de la familia Bolsonaro. Ese es también el caso del asesinato de la concejal Marielle Franco y su conductor Anderson Gomes. Algunos hechos, hasta ahora poco claros, relacionan a la familia Bolsonaro con los nombres involucrados en la muerte de Marielle Franco.[12]

Video demuestra presiones de Bolsonaro

Desde el pasado viernes 22 de mayo, el video con la grabación de una reunión ministerial, señalada por Sérgio Moro como evidencia del intento de Bolsonaro de interferir con la Policía Federal, se ha hecho público. El video demostró mucho más cosas. Presentó a los brasileños no solo la falta de compromiso del equipo del gobierno en la búsqueda de medidas contra la pandemia que azota al país, sino la verdadera faceta de los proyectos autoritarios defendidos por ellos.

En medio de innumerables palabrotas y maldiciones, Bolsonaro ataca a los gobernadores de São Paulo y Río de Janeiro, debido a las medidas de aislamiento adoptadas en estos estados. En el Ministerio del Medio Ambiente, la orden es aprovechar que la atención de los medios se centra en COVID-19 para “pasar el ganado”, es decir, hacer que las leyes de preservación de áreas medioambientales sean más flexibles. El ministro de Economía, Paulo Guedes, muestra prisa en la venta del Banco do Brasil. Mientras que el ministro de Educación, Abraham Weintraub, ataca a los ministros que en su concepción no apoyan al gobierno. También dice que los ministros de la Corte Suprema son vagabundos que “deberían ser arrestados”.[13]

Ahora, en medio del caos de la pandemia y su mala gestión, Bolsonaro impulsa la guerra contra las políticas de aislamiento y pide a los empresarios que “jueguen duro” contra los gobernadores que han adoptado medidas contra el avance del coronavirus. En la visión del presidente, estas medidas apuntan a “romper la economía para llegar al gobierno”.[14]

Ahora, está tratando de obtener ayuda en el Congreso entre los partidos más conservadores otorgándoles puestos de gobierno a cambio de apoyo para votar a favor de proyectos que implican privatizaciones.

Además, Bolsonaro ve en esta distribución de escaños un apoyo más para su mantenimiento en el poder y la preservación de un gobierno que no puede llevar a cabo ni siquiera los proyectos de los sectores que lo respaldaron. Aunque lo logre, el costo será alto para todos.

Es realmente intrigante para cualquier mente racional apreciar que Bolsonarol todavía tiene apoyo. ¿Por qué Bolsonaro siente un nivel tal de seguridad para ignorar continuamente la institucionalidad y la razonabilidad que se espera de quienes ocupan un puesto de esta magnitud?

Se sabe que el ala militar es uno de sus anclajes, pero no se sabe por cuánto tiempo. Hay más dudas sobre lo que está “podrido en este reino” y sobre el hecho de que, si en efecto el país no está a la deriva, entonces quién está realmente a cargo de este barco…

Marcia Cury es Senior Research Fellow de COHA

 Patricio Zamorano, co-Director de COHA y Editor de Español colaboró en la edición de este artículo

 


 

End notes
[1] “Brésil : la dangereuse fuite en avant de Bolsonaro”, https://www.lemonde.fr/idees/article/2020/05/18/bresil-la-dangereuse-fuite-en-avant-de-bolsonaro_6040012_3232.html

[2] “Bolsonaro, o coronavírus e a crise democrática no Brasil” ,https://www.coha.org/bolsonaro-o-coronavirus-e-a-crise-democratica-no-brasil/

[3] “Homofobia de Bolsonaro é da boca pra fora, diz Regina Duarte”, https://politica.estadao.com.br/noticias/eleicoes,homofobia-de-bolsonaro-e-da-boca-para-fora-diz-regina-duarte,70002564696

“Em entrevista à CNN Brasil, Regina Duarte minimiza tortura durante ditadura militar”, https://www.brasildefato.com.br/2020/05/07/em-entrevista-a-cnn-brasil-regina-duarte-minimiza-tortura-durante-ditadura-militar

[4] “Saiba qual é o entrave para Regina Duarte assumir o cargo na Cinemateca”, https://www.correiobraziliense.com.br/app/noticia/politica/2020/05/21/interna_politica,856962/saiba-qual-e-o-entrave-para-regina-duarte-assumir-cargo-na-cinemateca.shtml

[5] “Bolsonaro inclui salão, barbearia e academia como atividades essenciais”, https://g1.globo.com/jornal-nacional/noticia/2020/05/11/bolsonaro-inclui-salao-barbearia-e-academia-como-atividades-essenciais.ghtml

[6] “Más evidencias de que la hidroxicloroquina no ayuda, y podría hacer daño, a los pacientes con COVID-19”, https://consumer.healthday.com/espanol/infectious-disease-information-21/coronavirus-1008/m-aacute-s-evidencias-de-que-la-hidroxicloroquina-no-ayuda-y-podr-iacute-a-hacer-da-ntilde-o-a-los-pacientes-con-covid-19-757983.html

[7] Worldometers.info, https://www.worldometers.info/coronavirus/country/brazil/

[8]  “Leia a íntegra comentada do depoimento de Moro à PF com acusações contra Bolsonaro”, https://www1.folha.uol.com.br/poder/2020/05/leia-a-integra-do-depoimento-de-moro-a-pf-com-acusacoes-contra-bolsonaro.shtml

[9] “Operação contra Witzel acirra suspeitas de interferência de Bolsonaro na Polícia Federal”, https://www1.folha.uol.com.br/poder/2020/05/operacao-contra-witzel-acirra-suspeitas-de-interferencia-de-bolsonaro-na-pf.shtml

[10] “PGR pede, e empresário que relatou vazamento a Flávio Bolsonaro vai depor à Polícia Federal”, https://www1.folha.uol.com.br/poder/2020/05/pgr-pede-e-empresario-que-relatou-vazamento-a-flavio-bolsonaro-vai-depor-a-policia-federal.shtml

[11] “Fabrício Queiroz, ex-assessor de Flávio Bolsonaro, é alvo de operação no Rio”, https://brasil.elpais.com/brasil/2019-12-18/fabricio-queiroz-ex-assessor-de-flavio-bolsonaro-e-alvo-de-operacao-no-rio.html

[12]Marielle Franco era concejal en Río de Janeiro y las investigaciones apuntan a la motivación política en su asesinato, ya que tuvo un papel destacado contra las acciones de las milicias (organizaciones criminales paramilitares) en la ciudad. “Revelação do Intercept coloca família Bolsonaro no caso Marielle (novamente)”, https://revistaforum.com.br/blogs/ocolunista/revelacao-do-intercept-coloca-familia-bolsonaro-no-caso-marielle-novamente/

[13] “Veja os principais pontos da reunião ministerial que teve gravação divulgada pelo STF”, https://g1.globo.com/politica/noticia/2020/05/22/veja-os-principais-pontos-da-reuniao-ministerial-que-teve-gravacao-divulgada-pelo-stf.ghtml

[14] “Bolsonaro faz apelo a empresários para “jogarem pesado” contra governadores”, https://www.correiobraziliense.com.br/app/noticia/politica/2020/05/15/interna_politica,855008/bolsonaro-faz-apelo-a-empresarios-para-jogarem-pesado-contra-governa.shtml