Washington, atento al proceso electoral en Mexico

Published by El Economista

WASHINGTON- Estados Unidos mantendrá la misma política hacia América Latina al margen de los resultados de la docena de comicios presidenciales que ya han comenzado en la región, en la que candidatos de izquierda se perfilan como favoritos.

Larry Byrnes, presidente del liberal Consejo de Asuntos Hemisféricos (COHA) de Washington, dijo a Notimex que al margen de los resultados electorales en la región, “no hay esperanza” de que el presidente George W. Bush cambie sus políticas.

Esa situación se debe a la presencia de “ideólogos” en la administración Bush que basan sus decisiones en las relaciones que cualquier político tenga con el presidente cubano Fidel Castro.

Honduras comenzó el maratón electoral latinoamericano el 27 de noviembre con la victoria del candidato opositor Manuel Zelaya, del Partido Liberal.

A esos comicios siguió Chile el 11 de diciembre que se definirá en una segunda vuelta el 15 de enero entre la socialista Michelle Bachelet que va como favorita frente al derechista Sebastián Piñera.

Bolivia fue el tercer país latinoamericano en celebrar elecciones el 18 de diciembre, en el que el líder indígena Evo Morales, del Movimiento al Socialismo (MAS) era el claro favorito.

Para 2006 están previstas elecciones en Haití, febrero en Costa Rica, abril en Perú, mayo en Colombia, julio en México, octubre en Brasil y Ecuador, noviembre en Nicaragua y en diciembre se cierra el ciclo en Venezuela.

Las elecciones tienen un atractivo por la tendencia izquierdista de los actuales gobiernos en Brasil, Uruguay, Argentina y Chile que se puede extender a toda la región y las elecciones en México y Brasil, dos de las democracias más grandes del hemisferio.

Con respecto al posible giro a la izquierda en los gobiernos de la región, Byrns manifestó que no se trata de un acontecimiento “revolucionario”, sino de administraciones “moderadas” que buscan acuerdos de libre comercio y tienen políticas comparables.

Las elecciones de Latinoamérica pasarán “desapercibidas” en Estados Unidos con la excepción de México por su proximidad y la de Venezuela por la gran visibilidad de Chávez, apuntó.

Aparte del libre comercio, el tema del terrorismo y la seguridad nacional es uno de los prioritarios de Estados Unidos en la región.

Byrns subrayó que al igual como usó la Guerra Fría y la guerra contra las drogas en el pasado para intervenir en América Latina, Estados Unidos utiliza el tema del terrorismo para justificar sus políticas intervencionistas.

El presidente del Diálogo Interamericano, Peter Hakim, dijo por su parte que una de las preocupaciones de Estados Unidos es el “antiamericanismo” en la región.

“Pero personalmente no creo que el gobierno estadounidense tome las iniciativas necesarias para cambiar la situación porque está enfocado en problemas en otras partes del mundo”, apuntó.

Indicó que Chávez ha surgido “como adversario pleno de Estados Unidos”, en parte por las políticas en Irak, y “ha tomado una posición significativa en las relaciones hemisféricas que realmente ocupan la parte central de las noticias”.

Una victoria de Morales en Bolivia “puede crear otro amigo de Chávez”, indicó Hakim, a quien se puede sumar el líder sandinista Daniel Ortega en Nicaragua.

En Chile y Perú, que discuten la extradición del ex presidente peruano Alberto Fujimori y sus límites marítimos, dos mujeres pueden resultar ganadoras: la socialista Bachelet y la conservadora peruana Lourdes Flores.

Las elecciones en México “serán muy interesantes y eso será bueno para la democracia” en ese país, indicó el presidente del Diálogo Interamericano.