Un puño cerrado y la solidaridad del pueblo mexicano

Escrito por Bjorn T. Kjelstad Analista del Consejo de Asuntos Hemisféricos

Para descargar este artículo en formato PDF hacer clic aquí.

Poco después del mediodía del 19 de septiembre, en ocasión del 32 aniversario del terremoto de 1985, el más fuerte en la historia de México, se registró un terrible sismo de magnitud 7.1 en la escala Richter que sacudió a la nación. [i] Pocas horas después, el presidente de la República Enrique Peña Nieto se presentó una vez más como el gran Mesías cuando anunció la implementación del Plan MX diciendo, “Convoqué al Comité Nacional de Emergencias y ordené activar de inmediato el Plan MX que coordina las fuerzas federales al auxilio de la población en una emergencia. Miles de integrantes del ejército, la marina y la policía federal están asistiendo a la población.” [ii] Estas palabras demuestran una vez más el deseo por parte de la administración de Peña de apropiarse de los programas “integrales” de auxilio del pueblo Mexicano.

Los denominados “topos”, una brigada reconocida alrededor del mundo por su valentía y por su habilidad de meterse entre las grietas más estrechas de los edificios colapsados en busca de sobrevivientes se han tornado como líderes en el rescate. Con un gesto bien conocido, los topos levantan el puño cerrado en señal de silencio para escuchar algún sonido de quienes todavía siguen debajo de los escombros. La “Brigada de Rescate Topos Tlaltelolco A.C.” fue fundada en respuesta al sismo de 1985 en el cual más de 10,000 personas perdieron la vida. [iii] Además, por tratarse de una asociación civil, no reciben recursos del gobierno federal y reciben recursos de otros gobiernos en caso de viajes al extranjero o los recaudan ellos mismos. [iv] Además de los servicios de rescate que han ofrecido y continúan ofreciendo en lugares como la Ciudad de México (CDMX), Morelos, Puebla, Oaxaca y Chiapas, también brindan servicios médicos y atienden heridas, quemaduras y fracturas. [v]

Más allá de la solidaridad ofrecida por los voluntarios topos, miles de ciudadanos salieron a las calles para ayudar en lo posible a sus hermanas y hermanos mexicanos. Mientras que negocios de autoservicio como los Oxxo y los 7 Eleven cerraron las puertas tras el desastre natural, según el periodista Estadounidense Nathaniel Parrish Flannery, quien estaba en el mero centro durante y después del sismo, los vendedores de tacos y tamales siguieron ofreciendo lo que tenían en sus humildes carritos por la noche. [vi] NBC describió el apoyo de los ciudadanos como un “mar de manos transportando el agua a donde se necesita.” [vii] Finalmente, el apoyo en forma de dinero en efectivo o en lo personal se ha reflejado en todo el país incluso a través de personas que han viajado hasta la CDMX.

A pesar de que este sismo sucedió menos de una semana después de otro cuya afectación principal fue en los estados de Oaxaca y Chiapas, el presidente mexicano ha asegurado que el gobierno tiene la capacidad para no sólo facilitar en el auxilio de damnificados, sino también para llevar a cabo el proceso de restauración. Sin embargo, han surgido dudas al interior de la ciudadanía con respecto a la habilidad del gobierno para facilitar este proceso y a la cantidad de recursos que tienen a su disposición. Además, se han señalado los mensajes conflictivos por parte del gobierno después de que unos líderes compatriotas compartieron los comentarios que hizo el Secretario Luis Videgaray, quien está en Nueva York asistiendo la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), respecto a la necesidad de recursos de otras naciones hermanas latinoamericanas para la recuperación de México. [viii]

La aparente incapacidad del gobierno Mexicano para proveer los recursos y servicios necesarios para todos los lugares afectados por los dos sismos no es lo peor que podría haber pasado. Lo deplorable es la ineptitud de la administración de Peña Nieto para afrontar la realidad de sus capacidades, por el simple hecho de querer mantener su ego y presentar a su gobierno como el todopoderoso y salvador de la crisis que México está afrontando. Además, el miedo que tiene la población al respecto del uso de los recursos donados de otros países y organizaciones es indicativo de la historia de corrupción de los oficiales públicos en el mal uso de recursos para enriquecerse en lugar de utilizarlos para el bienestar del pueblo. [ix] La solidaridad que personas de todos los niveles socioeconómicos siguen brindando en todo el país, no es sólo un símbolo de profunda humanidad, sino también una manifestación sutil de rebeldía por parte del pueblo mexicano hacia un gobierno que le ha fallado. Irónicamente, el puño cerrado de los topos no sólo significa el silencio sino también representa lo opuesto, es decir, un grito. Se puede relacionar a los topos con las mujeres que se demuestran en contra del feminicidio, la falta de justicia y la impunidad todavía presente en la sociedad mexicana en que ambos se meten en lugares o en temas en los que ni siquiera quiere involucrarse el gobierno de la República. El vendedor de tacos o de tamales que no duerme y que rompe la ley de la oferta y la demanda para alimentar a sus compatriotas simboliza el sacrificio incondicional que el mexicano ofrece a sus hermanos, un gesto foráneo ante los ojos del gobierno. En fin, el querer apropiarse del proceso de auxilio y restauración por parte de la administración de Peña Nieto no sorprende a nadie, pero tampoco nos sorprende el sutil grito de rebeldía que expresa ese mismo pueblo ejemplificado por el puño de los “topos”.

 

Escrito por Bjorn T. KjelstadAnalista del Consejo de Asuntos Hemisféricos

Apoyo editorial adicional proporcionado por Charles Ripley, Becario de Investigación, Tobías Fontecilla, Compañero de Investigación, y Tomas Bayas y María Rodríguez, Analistas del Consejo de Asuntos Hemisféricos

Did you enjoy this Article? Subscribe to our mailing list for more just like it.

* indicates required




Imagen: Operaciones de rescate                   De: Fronteras

[i] David Agren, Nina Lakhani, Rory Carroll, and Sam Jones, “At least 225 dead after powerful earthquake hits central Mexico”

[ii] Ibid.

[iii] “Mensaje del Presidente Enrique Peña Nieto por sismo septiembre 2017.” https://www.gob.mx/presidencia/articulos/mensaje-del-presidente-enrique-pena-nieto-por-sismo-septiembre-2017?idiom=es

[iv] [iii] “Quienes Somos” Brigada de Rescate Topos Tlaltelolco, A.C. http://www.topos.mx/conocenos/quienes-somos

[v] “Terremoto en México: cómo es la tarea de los “topos”, los héroes civiles que nacieron en una tragedia.” La Nación. September 21, 2017.

http://www.lanacion.com.ar/2065066-terremoto-en-mexico-como-es-la-tarea-de-los-topos-los-heroes-civiles-que-nacieron-en-una-tragedia

[vi] Ibid.

[vii] Nathaniel Parish Flannery (@NathanielParish). “While all of Mexico City’s 7-11’s and Oxxo chain stores simply shuttered their doors street vendors stayed open selling water and food.” September 20, 2017.

[viii] “Everyday Citizens Lend a Hand in Mexico after Earthquake.” NBC. September 20, 2017.

https://www.nbcnews.com/nightly-news/video/everyday-citizens-lend-a-hand-in-mexico-city-after-earthquake-1051196483532

[ix] David Agren, “Anger at response to Mexico earthquake could bring political aftershocks” The Guardian. September 27, 2017.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *