¿Qué beneficios adquieren los electores hispanos con su voto?

Diana Londono, Investigadora Asociada COHA-

La exitosa campaña electoral del recién reelegido presidente, Barack Obama, ha sido de gran importancia para la comunidad Latino-Americana en Estados Unidos. Indiscutiblemente los latinos han ganado fuerza política a nivel tanto a nivel nacional como local a lo largo de estos últimos años. El candidato republicano, Mitt Ronmey, apenas obtuvo el 30 por ciento del voto Latino, mientras que el 70 por ciento de  los hispanos apoyó al candidato demócrata Obama. Sin embargo, el apoyo de los hispanos casi unánime hacia el presidente Obama no es completamente merecido.

El presidente Obama no solo ha fallado en patrocinar los derechos de los inmigrantes  indocumentados; pero ha deportado más inmigrantes que su predecesor, el presidente  republicano George W. Bush. Durante las elecciones del 2008, Obama prometió una reforma de la política migratoria, la cual habría sido implementada durante su primer año como presidente. Sin embargo, la administración de Obama ha sido responsable de la deportación de más de un  millón de inmigrantes cuales fueron desterrados en los primeros dos años de mandato de Obama.

La retórica de esperanza prometida por la campaña electoral de Obama fue una manera rápida de avivar los sueños de miles de inmigrantes. La falta de representación ha tenido repercusiones tanto en los Estados Unidos como en América Latina. Muchos inmigrantes deportados son miembros de bandas criminales, por lo tanto cuando vuelven a sus comunidades causan considerables problemas en sus comunidades; siendo los maras en Centroamérica un caso típico del impacto negativo de este tipo deportación. Estos individuos incrementan violencia en sus comunidades perjudicando la autoridad de los gobiernos en Centroamérica.

Estratégicamente el presidente Obama proclamó la ejecución de “Acción Diferida” este junio pasado, cinco meses antes de las elecciones presidenciales, a fin de conceder la residencia a aquellos jóvenes ilegales, sin que esto implique su legalización o su ciudadanía.  No obstante este decreto ley efectivamente aumentó la confianza y consecuentemente garantizó el apoyo necesario para consolidar la victoria de Obama el pasado 6 de noviembre.

A pesar del potencial del voto hispano, la necesidad de una reforma inmigratoria no parece ser de mayor importancia para los políticos en Washington. Debido a la importancia dada a mejorar la economía, el gobierno Americano raramente se digna a prestar atención a las reformas de las leyes migratorias. El voto hispano para Obama tendrá poco beneficio para la comunidad latina, con la excepción de la realización del “Dream Act”. El Dream Act es una legislación que autorizaría la posible legalización de jóvenes ilegales quienes se gradúen de la universidad o presten servicio en las fuerzas armadas. Seguramente los dos partidos políticos promoverán reformas migratorias para seguir ganando el voto hispano, pero esto no asegura la progresión beneficiara de las leyes inmigratorias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *