Problemas Estructurales Siguen Promoviendo Corrupción en Paraguay

Escrito por: Miguel Salazar y Edwin Nieves, Analistas del Consejo de Asuntos Hemisféricos

Para descargar este articulo en formato PDF, haz clic aquí.

To read this article in English, click here.

Desde que termino la dictadura de Stroessner en 1989, Paraguay no ha sido capaz de reformar sus estructuras políticas, estas siguen siendo débiles. En los últimos años, la institucionalización de corrupción, la creciente pobreza, y la censura de los medios de comunicación han contribuido a la perpetuación del estancamiento de dicho país. La falta de una reforma agraria es uno de los factores que ha contribuido al surgimiento del movimiento guerrillero Ejercito del Pueblo Paraguayo (EPP). Las fuerzas armadas Paraguayas, con asistencia de los Estados Unidos, han fallado completamente en contrarrestar la amenaza del EPP debido a los altos niveles de corrupción institucional. El presidente, Horacio Cartes, ha reconocido la corrupción de la policía nacional y las fuerzas armadas; sin embargo, la cultura de corrupción sigue presente en la estructura política y económico del país.

 

Distribución de Tierra, Ganancias Multimillonarias, y la Soja

La soya cubre tres cuartos de tierra cultivable en Paraguay.[1] La mayoría de la población paraguaya habita en zonas rurales y mas de un cuarto de la fuerza laboral del país se dedica a la agricultura. Sin embargo, esta cifra no incluye la gran cantidad de paraguayos que se dedican a dicho sector económico para su subsistencia. El 85% de la soja que cubre Paraguay no es comestible, es usada únicamente para propósitos industriales.[2] Mientras granjas industriales continúan expandiéndose como respuesta a la demanda mundial, los campesinos se encuentran bajo presión. Altos niveles de ganancia y bajos impuestos sobre las exportaciones de soja siguen motivando la adquisición de tierra por parte de las empresas internacionales e inversionistas extranjeros. [3] Esto crea un grave problema ya que deja de lado la necesidad de los campesinos en usar dichas tierras para producir sus alimentos.

La Administración de Comida y Droga de los Estados Unidos informa que el 95% de las plantas de soja son genéticamente modificadas.[4] La mayor parte de dicho porcentaje es alterado por la cepa denominada “Round-Up Ready” que es proporcionada por la compañía Monsanto. Este tipo de soja ya modificada puede ser aplicada en conjunto con el pesticida “Round-Up” de la misma empresa con el fin de repeler las plagas y eliminar las plantas competidoras.[5] El excesivo uso de este pesticida en las áreas del cultivo de soja ha afectado la siembra de los agricultores locales quienes abastecen sus hogares por medio de la agricultura. Ante esta problemática, la reforma agraria se ha convertido en el principal tema electoral del siglo 21 en Paraguay. Sin embargo, los campesinos se han negado a esperar a que el gobierno tome acción. Los conflictos entre campesinos y terratenientes han estado presentes desde el comienzo del siglo 21.

Guardias privados, junto con la policía local, han hecho uso de violencia para desplazar a los campesinos que se niegan a abandonar las tierras reclamadas por entidades corporativas.[6] Por otro lado, estos campesinos, quienes han tomado justicia por sus propios medios, han atacado los hogares y las instalaciones pertenecientes a propietarios extranjeros.[7] Inmigrantes extranjeros quienes han comprado tierra a un precio bajo durante la dictadura de Stroessner han convertido sus propiedades en zonas de cultivo con fines de lucro. Sin embargo, ahora los campesinos desplazados por la expansión corporativa están exigiendo tierras de estos terratenientes extranjeros. Estos conflictos han desembocado enfrentamientos violentos sin una solución clara. Ni los esfuerzos del ex-presidente Fernando Lugo para calmar al pueblo campesino, ni el enfoque agresivo del presidente Horacio Cartes han sido suficientes para resolver la situación.

Amenaza Guerrillera y Corrupción a Nivel Nacional

Los orígenes del Ejercito del Pueblo Paraguayo, un grupo con bases Marxista-Leninista, se remontan al año 1992. Desde entonces, el grupo guerrillero ha liderado un conflicto armado en contra de las corporaciones de soja y en contra de un negligente estado paraguayo. El EPP ha operado libremente en el norte de Paraguay desde el año 2004, tras el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex-presidente Raúl Cubas.[8] El EPP financia sus operaciones mediante la recolección de los rescates obtenidos de sus secuestros de alto perfil, y mediante la extorsión de un “impuesto revolucionario” a campesinos y narcotraficantes.[9] Desde el año 2008, el EPP ha cobrado la vida de tres oficiales militares, 13 policías, y 26 ciudadanos.[10] Edelio Morínigo, un oficial de la policía paraguaya, fue secuestrado el 15 de julio de 2014 y es uno de los dos rehenes actuales del EPP. [11]

En medio de la descontrolada fuerza policial corrupta, Cartes decidió empujar un decreto en agosto de 2013 al Congreso paraguayo que permitiría a los militares a desplegarse en contra del EPP en zonas rurales. [12] La Ley 5036/13 modificó la Ley de Defensa Nacional y Seguridad Doméstica, y permitió que las fuerzas armadas sean utilizadas para la seguridad interna, como en los días bajo la dictadura de Stroessner. Presidente Cartes luego estableció la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), que opera bajo el mando de un oficial del ejército para combatir al EPP.[13]

Desde entonces, la FTC no ha producido resultados aceptables. El fracaso militar en el norte de Paraguay es especialmente preocupante tomando en cuenta que el tamaño del grupo guerrillero es solamente de 30 miembros.[14] De hecho, el grupo no representa una amenaza real a los ciudadanos paraguayos que habitan afuera de la región de Concepción y San Pedro.[15] Esto lleva a muchos paraguayos a cuestionar la presencia del grupo militar en dicha zona.

La FTC ha sido acusada de corrupción y actividad criminal. General Herminio Piñánez, padre del ex ingeniero del escuadrón de bombas del FTC Enrique Daniel Piñánez, ha acusado al grupo de extorsionar a campesinos locales y de aceptar sobornos de narcotraficantes en el norte de Paraguay. General Piñánez referencia específicamente al general Restituto González y al Comisario Antonio Gamarra, quien supuestamente había amenazado a Enrique Piñánez después de que acuso al comisario de participar en un plan de extorsión en Concepción, según ABC Color.[16] Por extraño que parezca, Cartes había reemplazado tanto a González como a Gamarra antes de que estas acusaciones se hicieran publicas bajo el pretexto de que los funcionarios no habían producido resultados aceptables.[17]

Algunos recientes acontecimientos han demostrado ser aún más incriminatorio para las operaciones militares en Paraguay. El vocero de la FTC, Mayor Jonás Ramírez, reveló el 31 de agosto a una radio local que los miembros de la FTC estaban difundiendo información al EPP.[18]

Ramírez había afirmado previamente que el fracaso de la FTC se debe a la falta de fondos proporcionados por el gobierno paraguayo.[19] Sin embargo, un funcionario de la embajada estadounidense confirmo a COHA la asistencia militar de los Estados Unidos hacia Paraguay. Esto lleva implicaciones preocupantes porque los Estados Unidos le podría estar dando apoyo a una institución paraguaya sumamente corrupta.

Bajo presión de miembros del Partido Liberal Radical Autentico, la cámara de diputados aprobó en junio la formación de una comisión que investigará los reclamos de corrupción dentro de las Fuerzas de Tarea Conjunta.[20] Víctor Rios, junto con otros diputados del PLRA, ha expresado recientemente su oposición a la Ley 5036/13 y a la actividad de la FTC en el norte del país. Miembros del partido Colorado han mantenido silencio sobre el tema.[21] Sin embargo, desde la aprobación de la comisión el gobierno paraguayo no ha tomado ninguna acción adicional sobre las acusaciones del General Piñánez y Mayor Ramírez, quien fue despedido de su puesto.

Más de 60 millones de dólares han sido mandados oficialmente desde Washington a Asunción con el fin de reducir la corrupción dentro de la policía y otros sectores públicos.[22] Sin embargo, la corrupción no se ha visto limitada a sectores específicos del gobierno. El país ha sufrido constantemente de corrupción en todos los niveles políticos como resultado de la falta de instituciones de control, ausentes desde la dictadura de Stroessner.[23] La corrupción sistémica en el país ha llegado a ser bien conocida a nivel internacional; Estados Unidos continúa proporcionando ayuda económica al país con la esperanza de reducir los incentivos de un comportamiento corrupto. Sin embargo, estas medidas han fracasado en gran medida, ya que figuras políticas siguen aceptando libremente dinero narco y disfrutan de total impunidad. El propio presidente Cartes sospecha de actividades ilícitas.

A pesar de especulaciones, la posibilidad de una investigación sobre la corrupción de figuras políticas parece poco probable. Un funcionario de la Policía Nacional Paraguaya de alto rango le ha revelado a COHA que los miembros de la policía carecen de la autoridad para investigar los casos de corrupción política en el país. Esto ha sido particularmente perpetuado gracias a la falta de un organismo central de inteligencia en Paraguay desde fines del 2014.[24] A pesar de que la reciente creación del Sistema Nacional de Inteligencia (Sinaí) en Paraguay presenta algunos avances en el país, sus operaciones son limitadas a asuntos de seguridad nacional, en particular a la amenaza planteada por el narcotráfico y el EPP.[25]

La necesidad de investigar la corrupción sistémica dentro del gobierno paraguayo ha sido abordado por los medios de comunicación del país. Sin embargo, los periodistas por desgracia se encuentran con las manos atadas.

El Silencio de la Prensa

Los periodistas que reportan sobre la corrupción tienen una relación complicada con el sistema jurídico de Paraguay. La libertad de prensa está establecida en la Constitución paraguaya, el país tiene una reputación bastante buena, según la Sociedad Interamericana de Prensa y el Instituto Internacional de Prensa. [26] Además, el Congreso paraguayo aprobó una ley de libertad de información en diciembre de 2013, y el Poder Judicial ha revocado la inmunidad concedida a los miembros del Congreso quienes han sido acusados de malversación de fondos públicos.[27]

Al mismo tiempo, la libertad de prensa es irónicamente debilitada por el propio sistema judicial de Paraguay. En 2010, el juez paraguayo Carmelo Castiglioni recibió 50,000 dólares como restitución en un caso sobre un artículo publicado por ABC Color. [28] Dicho articulo criticó la decisión de que el ex presidente Luiz González Macchi era inocente de malversación de fondos. El diario paraguayo argumenta en su artículo que las simpatías políticas de juez Castiglioni nublaron su juicio.[29] Juez Mirta Elena Ozuna de Cazal, la encargada del caso, dictaminó que ABC Color debería haber acordado con el juicio de Castiglioni y que la libertad de prensa no es absoluta.[30] Hay una baja carga de pruebas en los casos de calumnia y difamación, lo que crea una cultura de censura. Esta cultura de demandas punitivas socavan la libertad de prensa cuando más se necesita.

Cuando no están sometidos a las demandas, los periodistas que investigan corrupción han sido victimas de violencia. El Sindicato de Periodistas de Paraguay (SPP) informa que tres atentados se hicieron a la vida del radio locutor Gabriel Bustamante en julio de 2010, presuntamente porque acusó a Isidro Vera (director de la empresa de energía Yacyretá) de ser corrupto.[31] Los tres ataques fueron llevados a cabo por los hermanos de Vera en el siguiente mes. Por lo tanto, los asesinatos de radio locutores Tito Palma y Hugua Nandu Martín Ocampos Páez, en 2007 y 2009 respectivamente, siguen sin resolverse,[32] pero los dos hombres estaban informando sobre casos de corrupción antes de sus muertes. Aunque la violencia en contra de periodistas en Paraguay ha disminuido desde la muerte de Pablo Medina en 2014, amenazas y ataques adicionales hacia periodistas continúan impidiendo la investigación de los casos de corrupción en el país. [33]

Paraguay sigue demostrando serios problemas estructurales, demostrados en el alto nivel de pobreza, la desigualdad en la distribución de tierra, y la insurgencia guerrillera. La policía del país, las fuerzas armadas, y oficiales locales tanto como oficiales federales están involucrados en una amplia gama de corrupción. Sin embargo, el presidente Horacio Cartes no ha demostrado la voluntad política necesaria para abordar las raíces de los problemas actuales en Paraguay, mientras que muchos funcionarios y periodistas queriendo investigar situaciones de corrupción en el país han sido silenciados. Con la seguridad nacional del país en peligro, si el gobierno paraguayo continúa descuidando los problemas centrales, puede perder la capacidad de gobernar y la seguridad nacional.

Escrito por: Miguel Salazar y Edwin Nieves, Analistas del Consejo de Asuntos Hemisféricos

Ésta es una contribución gratuita producida por el Consejo de Asuntos Hemisféricos. Si desea republicarla, por favor ponga nuestra información institucional. Los derechos exclusivos pueden ser negociados.

Foto destacada: “Paraguayan marines at Ancon Marine Base” (Brien Aho)

 

[1] World Wildlife Fund. La expansión de la soja en Paraguay. Accessed 2 Nov. 2015. Web

[2] Abramson, Evan. “Soy: A Hunger for Land”. North American Congress on Latin America. May/June 2009, Web

[3] O’Kray, Caleb. Paraguay Oilseeds and Products Annual. United States Food and Drug Administration. 13 Feb. 2015. Web

[4] Ibid

[5] Carpenter, Janet and Gianessi, Leonard. “Herbicide Tolerant Soybeans: Why Growers are Adopting Roundup Ready Varieties”. The Journal of Agrobiotechnology Management and Economics. Vol. 2 (2) 1999. Web

[6] Abramson, Evan. “Soy: A Hunger for Land”. North American Congress on Latin America. May/June 2009, Web

[7] Lane, Charles. “Paraguay: The Brazilians”. Pulitzer Center on Crisis Reporting. 26 Aug 2007. Web

[8] Colmán Gutiérez, Andrés. “Guerrilleros O Terroristas: La Historia De Cómo Nació El EPP.” Ultima Hora. 21 Aug. 2013. Web.

[9] Blair, Laurence. “In Paraguay’s Remote North Guerrillas Are Still at Large, Armed and Dangerous.” The Guardian. 31 Aug. 2015. Web.

[10] “Cientos De Paraguayos Marcharon Contra El Asesinato De Cinco Policías Por Parte De La Guerrilla EPP.” Infobae. 18 July 2015. Web.

[11] Blair, Laurence. “In Paraguay’s Remote North Guerrillas Are Still at Large, Armed and Dangerous.” The Guardian. 31 Aug. 2015. Web.

[12] http://www.infobae.com/2015/05/20/1729923-cayo-corrupcion-el-jefe-la-policia-paraguay

[13] McDermott, J. (2015). The Paraguayan People’s Army: A new rebel group or simple bandits? (p. 10) Bogotá: Friedrich-Ebert-Stiftung (FES).

[14] McDermott, J. (2015). The Paraguayan People’s Army: A new rebel group or simple bandits? (p. 3) Bogotá: Friedrich-Ebert-Stiftung (FES).

[15] Colmán Gutiérrez, Andrés. Skype interview. 15 Sept. 2015.

[16] ““Narcoaudio” Y Denuncia De Piñánez a La FTC Debatirán Hoy En Diputados.” ABC Color. 24 June 2015. Web.

“Padre De Militar Muerto Acusa a Fuerza Conjunta.” ABC Color. 4 June 2015. Web.

[17] “Cartes Ordena Raje De Militar Que Lideraba Lucha Contra El EPP.” Hoy. 5 Aug. 2014. Web.

[18] Daugherty, Arron. “Paraguay Security Forces in Disarray Amid Guerrilla Attacks.” InSight Crime. 1 Sept. 2015. Web.

[19] FTC alega que US$ 20 millones son insuficientes para desbaratar al EPP. (2015, July 20). Web.

[20] “Diputados Investigarán Corrupción En La FTC.” ABC Color. June 25, 2015. Web.

[21] Ibid

[22] “Paraguay.” Millennium Challenge Corporation: United States of America. Web.

[23] Cohen, David, Gerardo Berthin, and Yemile Mizrahi. An Assessment of Corruption in Paraguay. Americas’ Accountability Anti-Corruption Project, 2004.

[24] Decreto N°2812. Presidencia De La República Del Paraguay. December 18, 2014. Web.

[25] “Paraguay Promulga En Navidad La Ley Que Crea Su Primer Servicio De Inteligencia.” Infobae. December 25, 2014. Web.

[26] Constitución Politica de 1992. Republica de Paraguay. Base de Datos Politicos de las Americas. Georgetown University. Last Updated 11 July 2011. Web

[27] Interamerican Press Association Report: Paraguay. Mid Year Assembly 2014. Web

[28] Graber, Dean. “Editor in Paraguay Slammed with Fine for Criticizing Court Ruling” Knight Center for Journalism in the Americas. 7 Apr. 2010. Web

[29] “Castiglioni alega que fallo contra medio es histórico”. Última Hora. 7 Apr. 2010.

[30] Ibid

[31] Interamerican Press Association Report: Paraguay. Mid Year Assembly 2014. Web

[32] Ibid

[33] “Pablo Medina Velázquez.” Committee to Protect Journalists. Web.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *