Pacific Rim vs. El Salvador: los riesgos del libre comercio en las Américas

En el 2005, el entonces Senador Barack Obama, publicó un artículo de opinión en el Chicago Tribune titulado ¨Por qué me opongo al CAFTA¨. En ese artículo, publicado el mismo día que el Senado americano votó sobre el Tratado de Libre Comercio de América Central- República Dominicana (DR-CAFTA, por sus siglas en inglés), Obama, explicó que se abstendría de votar a favor de la ley y declaró que en su opinión, el DR-CAFTA “… hace muy poca referencia a la aplicación de estándares básicos del medio ambiente en los países de América Central y República Dominicana”. A pesar de los miedos bien fundamentados entre los críticos acerca de las consecuencias del DR-CAFTA, el presidente George W. Bush y su administración presionaron fuertemente mediante el lobby por la aprobación de la ley el 2 de Agosto del 2005. El Salvador se convirtió en la primera Nación de América Central en implementar el convenio a partir de su ratificación el 1ro de Marzo del 2006.

Como en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en ingles)-el tratado en el cual DR-CAFTA se basa- el capítulo 10 del DR-CAFTA incluye extensas disposiciones para los inversores. Estas cláusulas, diseñadas de forma ostentosa para incentivar la inversión extranjera, de hecho, permiten a corporaciones multinacionales resolver disputas de inversión con un tribunal internacional en vez de negociar con gobiernos individuales. El primer caso adjudicado bajo el DR-CAFTA comenzó cuando la empresa “Pacific Rim” (“Cuenca del Pacifico”*), compañía exploradora de oro con sede principal en Vancouver, hizo una petición para un procedimiento de arbitraje en contra del Gobierno de El Salvador, por un supuesto incumplimiento de habilitación de los permisos de exploración de acuerdo con las leyes de minería de El Salvador. La corporación espera recibir un pago compensatorio de al menos USD $77 millones, siendo el monto de dinero que reclaman haber perdido, mientras esperan por la emisión del permiso de minería. El caso tendrá alarmantes repercusiones si se llegara a dar que el tribunal internacional fallara a favor de Pacific Rim. Sumado al asombroso costo que será impuesto al país, el caso podría sentar un precedente para otras compañías privadas que deseen llevar sus casos a entidades internacionales, las cuales se inclinarían más a su favor.

Midiendo los Pros y Contras: La Minería y el Medio Ambiente

El tema de discordia en el caso de Pacific Rim es la mina El Dorado, localizada en el Ministerio de Cabañas en El Salvador. Como El Dorado es el estandarte de Pacific Rim, la compañía tiene altas expectativas decomenzar el proceso de la extracción de oro. Sin embargo, el Ministerio de mMedio Ambiente de El Salvador negó el acceso de Pacific Rimen El Dorado, luego de que su evaluación de impacto ambiental (EIA) fuera insatisfactoria. Un reporte externo, conducido por el hidrólogo independiente Robert Moran, ratifica el análisis hecho por El Salvador. Moran declara en su informe que “[La] EIA no sería aceptadA por la mayoría de las agencias reguladoras de países desarrollados”. Él hace notar, que mientras Pacific Rim reclama haber cumplido con las pautas para la seguridad minera del Banco Mundial, “estas pautas, en muchos aspectos, son mucho más débiles que las necesarias para operar una mina en Canadá o en EEUU”.

Las operaciones en Cabañas comenzaron en 1993, cuando Mirage Resources y Dayton Mining comenzaron con la exploración en esa región; encontrando vetas de oro de gran calidad durante la fase exploratoria de perforación. Pacific Rim ha adquirido la mina en el 2002 a través de su fusión con Dayton Mining. De acuerdo con Cameron Herrington, una organizadora con el Comité en Solidaridad con la Gente de El Salvador (“CIPES”), la comunidad en Cabañas se encuentra preocupada frente a la posibilidad del daño al medio ambiente causado por la mina de oro en las primeras fases de la exploración. A pesar de que la compañía sólo había llevado a cabo la perforación exploratoria en esa instancia, pueblerinos notaron que sus pozos de agua se estaban secando. El acceso al agua es un asunto de gran preocupación en El Salvador, uno de los países con el menor acceso al agua potable del hemisferio. Según Herrington:

Cuando la gente en Cabañas comenzó a notar cambios en el medio ambientedebidoa la exploración de oro, ellos hicieron su investigación: observaron que en lugares como Guatemala y Honduras, se ha pagado un alto precio por la minería. Ellos se informaron acerca de las comunidades que habían sido devastadas por la contaminación del agua derivada de la minería.

Cabañas está localizada a orillas del Río Lempa, un gran río en El Salvador y la fuente más importante de agua potable para el país. El procesamiento del oro requiere un gran introducción de cianuro, que Pacific Rim planea desintoxicar a través de un proceso de descontaminación. Sin embargo, Moran descubrió que “[si el EIA es] leído en detalle, uno podrá notar que en realidad no hay medidas para solucionar un eventual derrame de cianuro en un río o lago- porque todas las opciones tienen un significativo impacto ambiental”. Ya 1.5 millones de personas, casi un cuarto de la población del país, carece de acceso al agua potable. Si los químicos que procesan el oro contaminan el Río Lempa, miles de salvadoreños serán directamente afectados. La contaminación del suministro de agua será devastadora, especialmente para los habitantes de Cabañas, que cuentan con el Río Lempa para toda su agua potable.

Incluso sin un serio derrame, la simple actividad minera podría hacer peligrar el suministro de agua disponible en la región. La evaluación del impacto ambiental de Cuenca del Pacifico indica que la planta necesitará de 104.4 litros de agua por segundo- más de 3.2 millones de litros de agua por año. Herrington pone este número en su contexto, citando los análisis de activistas salvadoreños sobre Pacific Rim. Estos han encontrado que “la cantidad de agua que la mina El Dorado va a usar por día para extraer oro, es lo que una familia salvadoreña, viviendo cerca de la mina usa para necesidades hogareñas en 20 años”. En una región donde la mayoría de la población depende de la agricultura y la pesca para sobrevivir, la mina El Dorado puede causar una gran cantidad de problemas ambientales. Además, la contaminación del Río Lempa podría destruir la habilidad de la comunidad en auto abastecerse por medio de la agricultura y la pesca, llevándolos a la ruina económica.

Daños a largo plazo, ganancias a corto plazo

Otro tema que el gobierno de El Salvador y los ciudadanos de Cabañas deben considerar es el valor relativo de la mina de oro sobre el tiempo. Mientras que la contaminación del agua y del medio ambiente puede amenazar a Cabañas y al Río Lempa por años, Keith Slack, una asesora política experta y Gerente de campañas para industrias extractivas en OxFam América ha notado que:

Es probable que el beneficio económico que obtendrá El Salvador por la mina sea escaso, dado que la minería moderna genera pocos empleos… proveerá ingresos para el gobierno pero, experiencias pasadas han demostrado que muy poco de esos beneficios económicos se gotearán a las áreas afectadas por la minería.

Mientras que la minería ha tenido un rol tradicional en las economías de Honduras y Guatemala, El Salvador no ha tenido históricamente una gran presencia minera. Como resultado, la extracción de minerales no ha sido un gran componente para la economía del país: en 2006, la minería representaba solo el 0.4% del PBI de El Salvador. Además, la mina de El Dorado ha proyectado una vida de solo 6.2 años, queriendo decir que las anticipadas ganancias económicas serán relativamente pasajeras. El director de Cuenca del Pacifico, Tom Shrake, estima que la mina producirá 2.000 trabajos y generará un ingreso para el gobierno, el cual recibirá de 2 a 3% de la ganancia neta de la mina. En realidad, es probable que el número de trabajos generado sea significativamente menor y que muy probablemente estos empleos sean perdidos cuando la mina cierre.

Para que se pueda llevar a cabo la minería en El Salvador, primero, las compañías tendrán que tener una aprobación para iniciar exploraciones. Después del periodo exploratorio, la compañía debe aplicar un permiso de minería, presentando una evaluación de inspección ambiental y un estudio de fiabilidad. Pacific Rim adquirió los permisos exploratorios cuando se fusionó con Dayton Mining en el 2002. Sin embargo, el gobierno no aprobó automáticamente la segunda petición para empezar con la real explotación de la mina, aludiendo al fracaso de Pacific Rim de proveer un adecuado estudio de fiabilidad- algo que la empresa niega.

Comentaristas han criticado El Salvador por fallar en otorgarle garantías a Pacific Rim para su permiso de minería, sugiriendo que “el oro, como un motor de crecimiento, tiene el potencial de transformar la economía del país”. Sin embargo, Keith Slack, quien ha estudiado la historia de la explotación de recursos en América Central, predice que la real transformación económica será por lejos menos monumental. Él cita que la mina de San Martin, que opera en Honduras desde 2000-2007, ha sido fuente de críticas internacionales dado los problemas de salud que ha generado: “la comunidad local ha experimentado muy pocos beneficios económicos de largo plazo de la mina. Sin embargo, muchos miembros de la comunidad alegan que la contaminación desde la mina ha contribuido a serios problemas con la contaminación del agua y la salud.” Sin protecciones ambientales cautelosas establecidas, Cabañas puede llegar a pasar por el mismo destino sombrío.

Politizándose

El permiso de exploración inicial fue garantizado a Mirage Resources en 1996 durante la administración del presidente Armando Calderón Sol. Calderón, político derechista, miembro del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), ganó la presidencia en 1994 en la primera elección llevada a cabo después del fin de la guerra civil salvadoreña. Durante su presidencia, Calderón promovió programas económicos neoliberales, esperando estimular la inversión -especialmente de compañías extranjeras recientemente surgidas- después que la guerra civil del país había desbastado su economía. Pacific Rim heredó los permisos mineros cuando se fusionó con Dayton Mining. Sin embargo, cuando le tocó a Pacific Rim re-aplicar los permisos de explotación en el 2006,, Antonio Saca (también del partido ARENA), el presidente en el momento, dudó significativamente de los objetivos de la compañía minera y se negó a emitir los permisos. Mientras las acciones de Saca le ganaban la crítica entre los círculos más conservadores, la decisión de su administración para parar el proyecto minero de El Dorado, era ampliamente popular entre quienes serían afectados directamente por el proyecto -los ciudadanos de El Salvador, particularmente los que viven en Cabañas.

Desafortunadamente la minería se había convertido en un tema políticamente peligroso y con alto grado de violencia acercándose hacia la fecha de la elección presidencial salvadoreña en el 2009. Mientras Pacific Rim amenazaba con la intervención de un procedimiento de arbitraje internacional, utilizando el capítulo 10 de DR-CAFTA, un miembro del partido ARENA propuso una nueva ley minera con nuevos estándares regulatorios. Si la ley fuera aprobada, se podrían dar nuevos permisos para la mina de El Dorado. Estas maniobras presionaron al presidente Seca para acordar el caso con Pacific Rim en forma privada, y evitar de esta manera que los votantes le dieran la espalda en las elecciones.

Los interesados que apoyaban el proyecto minero salvadoreño, describieron que la posición del presidente Seca crearía un ambiente hostil para las inversiones internacionales. A la larga, el presidente Seca no se derrumbó frente a la presión política y Pacific Rim inició oficialmente un pleito judicial en contra del gobierno el 30 de abril de 2009. En las elecciones históricas que se llevaron a cabo en El Salvador, el 15 de marzo de 2009, el candidato Mauricio Funes para el partido Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí (FMLN por sus siglas en inglés) ganó con el 51,3 % de los votos. Él continúo las políticas mineras del presidente Seca, rechazando a Pacific Rim la licencia para empezar las explotaciones de la mina de El Dorado.

En suma a la presión política ejercida por la compañía minera, el problema de la explotación de oro también causó una creciente inestabilidad e incrementó la violencia en la región de Cabañas. Hasta la fecha, tres activistas en contra de laminería han sido asesinados en Cabañas: el cuerpo torturado del activista Marcelo Rivera fue encontrado en un pozo de agua comunitario en junio de 2009, y Ramiro Rivera Gómez y Dora “Alicia” Recinos Sorto -ambos críticos de las minas de oro- fueron asesinados en diciembre. De acuerdo con Herrington, “no hay evidencia que estos asesinatos estén conectados a la compañía minera. Sin embargo, la ola de violencia en Cabañas es claramente un resultado de la presencia de Pacific Rim en la región. El cuerpo torturado de un prominente activista anti-minería encontrado en el fondo de un pozo de agua es obviamente un mensaje político”. A pesar de la oposición de la comunidad y el gobierno al proyecto minero, Pacific Rim mantiene su presencia en Cabañas empleando presión política mientras que estallidos de violencia se continúan llevando a cabo.

La mina El Dorado nunca ha estado en operaciones -y por lo tanto no ha sido rentable- desde que el presidente Seca reafirmó su posición sobre la minería y no emitió los permisos de explotación necesarios para la compañía. En el 2008, Pacific Rim hizo serios ajustes al proyecto El Dorado y “no tiene intenciones de reanudar trabajos de exploración significativos en el proyecto El Dorado, hasta que el permiso ambiental sea recibido y la concesión exploratoria sea garantizada”. Pero en realidad, la empresa ahora espera sortear la decisión del gobierno salvadoreño siguiendo una estrategia de apelación directa a un tribunal internacional usando los derechos de los inversionistas provistos bajo el tratado de DR-CAFTA.

Registro Problemático de DR-CAFTA

El potencial que DR-CAFTA tiene para causar antes que resolver problemas ambientales y laborales era temido en el momento que el tratado se estaba negociando. NAFTA, el precursor de DR-CAFTA, había demostrado la creación de un “Carrera hacia el Fondo” con respecto a salarios y estándares regulatorios causando una gran pérdida de trabajo en Estados Unidos, así como también, peligrosas condiciones de trabajo en Méjico. A pesar de estas preocupaciones, el presidente George W. Bush hizo que aprobar el acuerdo de libre comercio en centro América sea un asunto de alta prioridad durante su presidencia, algo similar a lo realizado previamente por el Presidente Clinton con el NAFTA. El Congreso le otorgó al Presidente Bush garantías legislativas (“Fast track”) dotándolo de autoridad necesaria para la promoción comercial con el acta de comercio de 2002, que le dio al Presidente un poder sustancial para negociar la legislación comercial con una limitada intervención del Congreso. De acuerdo con el cónsul de relaciones internacionales, “(la autoridad de promoción comercial) es vista como una herramienta crítica para facilitar la liberalización del comercio, acelerando los complicados procesos de desarrollar una legislación comercial”.

Cuando el presidente tiene autoridad “Fast Track” ningún miembro del Congreso puede modificar una ley, solo pudiendo votar a favor o en contra de la medida. La autoridad de promoción comercial ha sido utilizada por un número de presidentes en el pasado incluyendo al presidente Clinton, cuando negoció el acuerdo de las rondas de Uruguay en 1994. DR-CAFTA fue aprobado en Estados Unidos el 2 de agosto de 2005, solo unos pocos años después del comienzo de las negociaciones iniciales. Esto representa un corto período de tiempo para las negociaciones y la internacionalización del tratado comercial. Una de las razones por las cuales las discusiones fueron tan cortas, era el hecho de DR-CAFTA tomó prestado de NAFTA la mayor parte de su lenguaje. Algunos críticos sostuvieron que el lenguaje compartido replica la falencia de NAFTA en proteger el medio ambiente y el trabajo. Ambos acuerdos comerciales son neoliberales y tienen la potencialidad de transferir el poder de toma de decisiones de los gobiernos nacionales a las corporaciones multinacionales.

Antes de que DR-CAFTA fuera aprobado, el Instituto de Políticas Económicas publicó un reporte advirtiendo los peligros de adoptar otro acuerdo de libre comercio al estilo NAFTA. En el artículo, los autores David Ratner y Robert E. Scott escribieron:

NAFTA es un acuerdo de libre comercio e inversión que ha provisto a inversionistas un único paquete de garantías designado a estimular la inversión directa extranjera y el traslado de fábricas dentro del hemisferio, especialmente desde los Estados Unidos a Canadá y Méjico. El acuerdo no contiene protecciones para mantener estándares laborales o ambientales. Como resultado, NAFTA tituló el campo de juego económico a favor de inversionistas y en contra de trabajadores y el medio ambiente, causando una carrera hemisférica hacia el fondo con respecto a salarios y calidad ambiental.

Los mismos derechos de protección a los inversionistas que han sido repetidos en el capítulo 10 de DR-CAFTA son provisiones que hubieran sido vetadas si el Congreso y miembros de la sociedad civil hubieran tenido una mayor disponibilidad de tiempo para expresar sus opiniones en DR-CAFTA antes que se convirtiera en ley.

Intereses Internacionales con una Poderosa Voz en Cabañas

La compañía Minera Pacific Rim opera la mina de El Dorado, mediante su subsidiaria Pac Rim Cayman, LLC (“Pac Rim”) con base en Nevada. De acuerdo con la página web de la compañía, el proyecto “El Dorado” localizado a una hora en las afueras de San Salvador, es el estandarte de Pacific Rim y ha recibido la mayor parte de los esfuerzos exploratorio de la compañía en los últimos 7 años.

Canadá no es miembro del pacto de DR-CAFTA y por ello Pacific Rim con base en Vancouver presenta la demanda a través de su subsidiaria en Nevada: Pac Rim. Hasta el 2007 la subsidiaria Pac Rim estaba localizada en las islas Caimán; la compañía había sufrido fuertes críticas ya que movió la sede con la única intención de poder efectuar una demanda bajo el tratado de DR-CAFTA. Bajo este tratado, las disputas de inversiones deben ser acordadas en un tribunal internacional. El destino final para casos de fuentes internacionales se resuelve en El Centro Internacional para Las Disputas (ICSID). Ésta, es una institución perteneciente al Banco Mundial que se encuentra en Washington DC.

El caso Pacific Rim no es la primera disputa internacional que ha de ser resuelta en el ICSID. El número de casos ha crecido dramáticamente en los últimos diez años. De acuerdo con un reporte del Instituto de Estudios de Políticas (IPS) hay treinta y dos casos pendientes relacionados con Petróleo, Minería y Gas mientras que “diez años atrás, solo había tres casos pendientes en el ICSID.” Países en Latinoamérica están involucrados en estos casos de forma desproporcional. IPS estima que el 66% de los casos que llegan globalmente son hechos en contra de países Latinoamericanos.

La base del caso Pacific Rim involucra las provisiones de derechos a los inversionistas del DR-CAFTA los cuales estipulan que “cada grupo debe tratar a sus inversionistas como otros grupos los han tratado en circunstancias similares”. Pacific Rim alega que el gobierno de El Salvador ha fracasado en mantener sus propias leyes al no garantizar la segunda ronda de concesiones mineras. El ICSID debe decidir si El Salvador ha violado el capítulo 10 de DR-CAFTA al tratar a Pacific Rim de forma diferente que otras compañías mineras salvadoreñas.

Precedente Peligroso

Es muy probable que la decisión del tribunal internacional en el caso Pacific Rim versus. El Salvador, tenga repercusiones alrededor del mundo. Si el tribunal llegara a fallar a favor de Pacific Rim, sería una señal para que otras empresas internacionalesencontraran apoyo de Washington. También marcaríaun precedente para las numerosas demandas que ya han sido archivadas en el ICSID, esperando poder explotar recursos en América Latina.

El caso de Pacific Rim tiene el potencial de replicarse a sí mismo ya que las compañías mineras canadienses eligen América Latina como el sitio más prominente a sus inversiones mineras.

Dentro de Canadá hay muy poca regulación sobre el impacto de las compañías mineras en el extranjero. Si DR-CAFTA es interpretado a favor de los intereses mineros extranjeros sobre un gobierno soberano, habrá pocos espacios para prevenir la continuidad de la explotación ambiental por compañías mineras extranjeras operando en América Latina.

One thought on “Pacific Rim vs. El Salvador: los riesgos del libre comercio en las Américas

  • August 13, 2010 at 12:15 pm
    Permalink

    un trabajo de investigacion buenisimo. Les felicito. Es de preguntarse '?Hasta cuando? vamos a soportar el robo de los recursos del mundo entero para enriquecer unas pocas gentes del mundo industrializado.' Pero la tragedia sigue.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *