Los propósitos ocultos de la militarización estadounidense en Honduras

Por: Laura V. Natera, Analista del Consejo de Asuntos Hemisféricos

To read this article in English, click here.

El pasado martes 2 de junio, el gobierno norteamericano anunció el despliegue de una tropa de más de 180 marines estadounidenses en territorio hondureño como método preventivo ante la temporada huracanada que se avecina en la región. Según argumentaron miembros del cuerpo de seguridad norteamericano así como representantes de la Casa Blanca, esta movilización militar será solamente temporal y abarcará entre sus funciones únicamente la protección de los ciudadanos de la región en caso de que se presentara un desastre natural. [1]

No obstante, debido al numeroso capital humano  y las sofisticadas maquinarias de movilización y rastreo que los Estados Unidos han traído recientemente a la  Base Aérea de Soto Cano en Palmerola, son muchos los países de la región que temen que esta movilización sea el inicio de una nueva expansión hegemónica de los Estados Unidos en Latinoamérica. Sin embargo, es importante destacar que la mayoría de estas suposiciones han tomado fuerza debido a la posición adoptada por los Estados Unidos durante el golpe de estado del 2008, en el cual el Presidente Zelaya fue removido ilegítimamente del poder por tropas militares que tomaron los recintos de la casa presidencial exigiendo su renuncia. [2]

En ese sentido, es importante señalar que tanto el golpe de estado como las declaraciones posteriores que dio el Presidente Barack Obama respecto a este tema, han sido continuamente cuestionadas por los países miembros de las Américas. Es más, según aseguró Parenti (2008), hay ciertos indicios de que el golpe de estado de 2008 en Honduras pudo haber sido patrocinado por los Estados Unidos.[3] Adicionalmente, el hecho de que el Presidente Barack Obama, a diferencia de sus semejantes políticos en la Región, tomara tan prolongado tiempo antes de rendir declaraciones acerca del golpe militar en Honduras, llevó a la mayoría de la población latinoamericana a establecer vínculos infundados de complicidad entre los Estados Unidos y el movimiento que derrocó a Zelaya en 2008.

Por otro lado, según destacó Brinkerhoff en una de sus columnas de 2009 para AllGov, muchas de las supuestas acusaciones de complicidad entre los Estados Unidos y el movimiento militar en Honduras tienen base en el hecho de que para ese momento, e incluso en la actualidad, gran parte del personal de las milicias hondureñas reciben entrenamiento estadounidense. Esto implica que el grupo militar que derrocó a Manuel Zelaya no habría tenido éxito sin el adecuado entrenamiento conferido por parte del cuerpo de seguridad norteamericano. Sin embargo, lo más grave de esta situación es que, aún sabiendo los alcances que el entrenamiento militar estadounidense podría causar en las tropas hondureñas, los norteamericanos accedieron y continúan proporcionando ayuda estratégica a las milicias hondureñas. Por esta razón, los Estados Unidos siguen siendo objeto de acusaciones acerca de su implicación y participación en el golpe de estado que derrocó al ex presidente Zelaya en 2008.[4]

Asimismo, es de suma importancia destacar que los antecedentes de los Estados Unidos en el golpe de estado del 2008, no son la única razón por la que su reciente despliegue militar en Honduras es visto de manera escéptica por los demás miembros de la Región. Según señaló el portal LatinNews en uno de sus artículos sobre Honduras,  el hecho de que  los Estados Unidos también tengan  prevista esta expansión militar con el fin de atacar los carteles de drogas en la región, representa otro atenuante para su reputación, no solamente en América Latina sino a nivel internacional, ya que de fracasar en esta misión estaría propenso nuevamente a ser juzgado por su desconcertador desempeño en la región. [5]

Por otra parte, según argumentó Gies (2015),  no es la reciente expansión militar lo que más genera descontento entre la población hondureña, sino el hecho de que los esfuerzos hechos hasta ahora tanto por las milicias como por la policía norteamericana y hondureña, no han sido suficientes para combatir el alto índice de criminalidad en la región. De hecho, según indican las encuestas realizadas, la razón por la que el pueblo hondureño ve de manera negativa la reciente expansión militar norteamericana en Honduras, es porque no entienden como  repentinamente la adición de 180 marines va a poder mejorar en seis meses lo que millones de policías y militares no han logrado mejorar en siete años de lucha contra la impunidad y el crimen en Honduras.

De igual manera, el tema de los huracanes también ha despertado múltiples polémicas en la región, ya que son muchos los que opinan que esta expansión militar no se debe llevar a cabo,  tomando en cuenta  que la distancia geográfica entre estos dos países ya es lo suficientemente corta como para permitir colaboración inmediata y un despliegue efectivo de tropas americanas en caso de que se presente un desastre natural. A pesar de esto, según asegura Gies (2015), la protección contra huracanes no es más que una excusa de los Estados Unidos para desplegar sus tropas y así expandir su dominio militar en Latinoamérica.[6]

No obstante, es importante señalar que el tema central de esta discusión no es si los Estados Unidos colaboran o no con Honduras, sino las razones por las cuales están dispuestos a colaborar, aún cuando es plenamente consciente que la naturaleza del gobierno hondureño contradice totalmente la política neoliberal de su país en materia de derechos humanos.[7] Esta polémica, según señaló Giles (2015), trae como consecuencia que se levanten interrogantes acerca de la doble moral de los Estados Unidos en sus políticas con  Latinoamérica.

Es más, según indicó Gies (2015), lo más sorprendente de esta situación es ver como los Estados Unidos aplican una política internacional selectiva, que aísla a regímenes autocráticos como el de Venezuela, y al mismo tiempo cobija regímenes quizás aún más antidemocráticos como el de Honduras,  donde los níveles de criminalidad son exorbitantes y la libertad de expresión es nula.[8] A pesar de esto, según indicó Funes (2015), lo mas inquietante de esta situación es que no se sabe a ciencia cierta que es lo que están buscando los Estados Unidos en Honduras, así como tampoco se sabe si están apoyando el estado de derecho o más bien la dictadura que se vive en la región .[9]

Sin embargo, es importante señalar que a pesar de que se estipula que la expansión militar en Honduras no durara más que el estricto periodo correspondiente a la temporada de huracanes, hay una creciente inquietud entre la población hondureña, ya que los recientes acontecimientos políticos y sociales en la región pueden dar cabida a que la estancia de las tropas norteamericanas se prolongue en Honduras. Es más, objetivamente hablando, la lógica nos indica que si el propósito de las tropas es combatir con los carteles de la droga en Latinoamérica, aparte de asistir en caso de que se presente un huracán, entonces su estancia en la región ha de prolongarse, ya que para acabar con el problema de los carteles de la droga en Latinoamérica se necesita mucho más que seis meses de exhaustivo despliegue militar.

Ante estas circunstancias, sería también importante recibir declaraciones del gobierno norteamericano explicando cómo es posible que sus tropas estén ayudando al gobierno de Honduras, cuando precisamente en su legislación, “The Leahy Law” contempla desde 1997, que las fuerzas militares norteamericanas deben abstenerse de proporcionar ayuda militar a aquellos países cuyos poderes violen los derechos humanos y den cabida a la impunidad.[10] Siendo este el caso de Honduras,  no es claro ni por que el gobierno norteamericano está ayudando, ni tampoco cuales son las características que tiene que tener un régimen autocrático para recibir tan condescendiente trato por parte del liberal gobierno norteamericano.

Finalmente, es de crucial relevancia no solamente definir de cuánto tiempo realmente dispondrán las tropas norteamericanas para cumplir con su misión contra los carteles de droga, sino que también seria interesante saber cuales serán las repercusiones que tendrán las próximas elecciones presidenciales de los Estados Unidos en este proceso, tomando en cuenta que los principales candidatos de esta contienda poseen fuertes ideales intervencionistas los cuales podrían exacerbar e incluso prolongar   la expansión militar en Honduras.

No obstante, todo parece indicar que sólo el transcurrir del tiempo y de los acontecimientos son los que realmente podrán determinar cual será la evolución de este proceso militar en Honduras.

Por: Laura V. Natera, Analista del Consejo de Asuntos Hemisféricos

Ésta es una contribución gratuita producida por el Consejo de Asuntos Hemisféricos. Si desea republicarla, por favor ponga nuestra información institucional. Los derechos exclusivos pueden ser negociados.

Foto destacada: Marine Corps Training. De: Petty Officer 2nd Class Ricardo J. Reyes, U.S. Navy

[1] Telesur. “280 US Marines to be Deployed to Central America”. 280 US Marines to be Deployed to Central America”. Telesur news on Latin America. May 2015. Accesed on the 4th of June 2015. http://www.telesurtv.net/english/news/280-US-Marines-to-be-Deployed-to-Central-America-20150526-0030.html

[2] Gies, H. “Dangerous Diplomacy: US Praises Mexico and Honduras, Targets Venezuela”. Telesur News Analisis. March 2015. Accessed on June 10th 2015. http://www.truth-out.org/news/item/29689-dangerous-diplomacy-us-praises-mexico-and-honduras-targets-venezuela

[3] Parenti, M. “The Honduras Coup: Is Obama Innocent?”. Michael Parenti Political Archieves.  May 2009. Accesed on June 24th 2015. http://www.michaelparenti.org/Honduras.html

[4] Brinkerhoff, N. “U.S. Still Training Honduras Military after Military Coup”. AllGov. June 2009. Accessed on June 10th 2015. http://www.allgov.com/news/us-and-the-world/us-still-training-honduras-military-after-military-coup?news=839254

[5] LatinNews. “Honduras-US: Special Marine task force will be based in Palermona”. June 2015. Accessed on June 11th 2015. http://www.latinnews.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=65097&period=2015&archive=798173&Itemid=6&cat_id=798173:honduras-usspecial-marine-task-force-will-be-based-in-palmerola

[6] Gies, H. “Dangerous Diplomacy: US Praises Mexico and Honduras, Targets Venezuela”. Telesur News Analisis. March 2015. Accessed on June 10th 2015. http://www.truth-out.org/news/item/29689-dangerous-diplomacy-us-praises-mexico-and-honduras-targets-venezuela

[7] Ibid.

[8] Ibid.

[9] Funes , M (2015) cited in Telesur. “280 US Marines to be Deployed to Central America”. 280 US Marines to be Deployed to Central America”. Telesur news on Latin America. May 2015. Accesed on the 4th of June 2015. http://www.telesurtv.net/english/news/280-US-Marines-to-be-Deployed-to-Central-America-20150526-0030.html

[10] Gies, H. “Dangerous Diplomacy: US Praises Mexico and Honduras, Targets Venezuela”. Telesur News Analisis. March 2015. Accessed on June 10th 2015. http://www.truth-out.org/news/item/29689-dangerous-diplomacy-us-praises-mexico-and-honduras-targets-venezuela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *