Larry Birns: informe de la INTERPOL será usado para lacerar a Venezuela

El director del Consejo para Asuntos Hemisféricos (Coha, por sus siglas en inglés) Larry Birns, explica las razones que conducen a los Gobiernos de Colombia y Estados Unidos a arremeter en contra de Venezuela, a través del informe elaborado por la INTERPOL. En esta entrevista concedida al MinCi, Birns analiza los hechos y explica cuál podría ser la respuesta de la OEA y la comunidad internacional

Por: Dexy García /traducción César Torres

Larry Birns, director del Consejo para Asuntos Hemisféricos (Coha, por sus siglas en inglés), suscribió junto con otros 20 académicos e intelectuales de Estados Unidos una carta en la que explican que “la autenticación de los computadores portátiles no implica la validación de las interpretaciones colombianas de su contenido, y debería tomar nota tanto del análisis independiente de los documentos como de la declaración del Secretario General de la OEA”. Este documento fue publicado días antes de que la Organización Internacional de Policía Criminalística (INTERPOL) diera a conocer públicamente el informe sobre el contenido de las presuntas computadoras de Luis Edgar Devia Silva, alias Raúl Reyes.

Birns se ha desempeñado como docente por más de 15 años en diversas universidades, donde ha desarrollado cátedras relacionadas con América Latina; actualmente dirige el Consejo para Asuntos Hemisféricos, una organización de información e investigación sin fines de lucro con sede en la ciudad de Washington, Estados Unidos, con una trayectoria de más de 30 años.

En la carta que intelectuales recientemente dirigieron a los medios de comunicación social afirman que la INTERPOL no puede ni debe certificar la veracidad de los supuestos documentos encontrados en el computador de alias Raúl Reyes, ¿por qué aseveran esto?

“En el caso de que el computador demostrara que existía algún tipo de correspondencia activa entre ambos lados (gobierno de Venezuela -FARC) se justifica porque fue parte de las negociaciones, asociadas a los intentos por liberar a Ingrid Betancourt y otros cautivos en manos de las FARC. Por eso no sólo es una cuestión de análisis de contenido, sino una cuestión de significado, de qué estaba sucediendo ahí, y de si esto estaba principalmente facilitando la entrega expedita de estos cautivos en manos de las FARC a las autoridades venezolanas”.

¿Por qué cree usted que los medios de comunicación se empeñan en darle veracidad a esos supuestos?

“En Estados Unidos se puede ver un deterioro importante de la objetividad con la que la prensa ve las relaciones entre Estados Unidos y América Latina. Los medios actualmente tienen una orientación profundamente anti-Chávez. Por ejemplo, tenemos algunos periódicos y podemos mencionar la página editorial de The Washinton Post y la The Wall Street Journal que indudablemente violan los cánones periodísticos, cuando hacen circular declaraciones ideológicas que parecen más bien notas de prensa de la Casa Blanca, y que pueden dañar el acceso al periodismo independiente”.

¿Cree que sucede igual con los medios colombianos?

“Desafortunadamente, los medios colombianos han tenido una historia larga de periodismo amarillista y de distorsiones. Algunos países latinoamericanos tienen un buen historial periodístico y de periodismo honesto pero, desafortunadamente, el sesgo ha marcado al periodismo colombiano durante décadas”.

¿Cuál será la postura del Gobierno de Colombia en relación a ese informe?

“El gobierno y las autoridades colombianas le darán un matiz negativo al informe de la INTERPOL. Será usado por el gobierno y prensa colombianos para lacerar a Venezuela”.

A su juicio, “no harán muchos esfuerzos por analizar objetivamente lo que intenta decir exactamente el informe de INTERPOL”.

“Uribe actualmente parece estar más interesado en reforzar su relación con la administración Bush que en resolver sus diferencias con Venezuela, debido a los escándalos que surgen todos los días en Colombia, escándalos que afectan directamente a su partido, y que involucran a miembros de su familia y socios cercanos. Además, Uribe –probablemente- no logrará un Acuerdo de Libre Comercio con Estados Unidos -que será un gran golpe a su prestigio-. Él está buscando que se genere una fuerte denuncia contra Ecuador y Venezuela, y una comprensión de la posición de Colombia por parte de la Unión Europea y Estados Unidos, y como saben que dentro de poco se celebrará la reunión anual de la Unión Europea y América Latina, que es un foro muy importante”, subrayó.

Birns expuso que a causa de la posición del Gobierno de Francia sobre el caso de Ingrid Betancourt – porque quería su liberación y no vio con buenos ojos que asesinaran a Raúl Reyes- “al presidente Uribe le gustaría que se produjera una fuerte denuncia contra Venezuela para que todo encaje”.

¿Quién gana y quien pierde con esta controversia?

“Creo que todos pierden, porque se comienza a comprender que Uribe es más bien una figura sombría y que está descuidando los asuntos internos de Colombia para manipular el tema de las FARC y así obtener tanta aceptación política como sea posible”.

“Tampoco creo que le haga mucho bien a Venezuela. Uno de los problemas de las políticas de Venezuela es que hay demasiadas iniciativas y no se puede hacer seguimiento a tantas. Creo que lo que se necesita en este momento es calma; necesitamos tranquilidad para restarle énfasis a la política por un momento, si es posible. Y seguir impulsando una revolución eficiente y efectiva, que involucra una buena administración”, resaltó.

¿Por qué intelectuales de Estados Unidos decidieron pronunciarse en rechazo a las acusaciones contra Venezuela?

“Ciertamente, han existido muchos profesionales latinoamericanistas en Estados Unidos con esta postura. Existe una creencia casi universal de que esta es otra historia que hemos visto antes, en Chile con el presidente Allende, en Jamaica con Michael Manley, y con Quadros (Janio da Silva Quadros) en Brasil”.

El director del Consejo para Asuntos Hemisféricos manifestó que lo que está ocurriendo es producto de los esfuerzos del Gobierno de Estados Unidos y su embajada en Bogotá.

“El embajador de Estados Unidos, Brownfield, al igual que su antecesor en Colombia, son personas que están muy ansiosas por quedarse con Colombia y confrontar permanentemente a Venezuela. Los latinoamericanistas entienden todo esto, y sienten que lo que importa en este momento es el aumento de la justicia social. Existe descontento por la forma en que Washington se ha unido a otros países hostiles hacia Venezuela para crear una imagen negativa de ese país. Y sí, es cierto que se ha visto en la historia reciente de América Latina una política exterior más innovadora, interesante y creativa como la que ha iniciado el presidente Chávez, que creo no sólo es buena para Venezuela sino también para América Latina”, sostuvo.

¿Qué medidas debe tomar la Organización de Estados Americanos (OEA), si el informe de la INTERPOL trata de oficializar las versiones de los medios de comunicación, en cuanto al supuesto apoyo del Gobierno venezolano a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC?

“La OEA está interesada en ayudar, y actuó expeditamente cuando investigó el ataque de Colombia a Ecuador. Creo que lo que podría suceder es que –si la INTERPOL favorece a la posición de Colombia– la OEA investigue las conclusiones de esa organización, considerando que Venezuela sí sostenía conversaciones limitadas con las FARC -cosa que no es secreta- para producir una pronta y segura liberación de cautivos en ambos lados enfrentados, y lo hizo para facilitar el sentido de urgencia de Francia en torno a este tema. Además, América Latina quiere que este asunto se resuelva”.

¿Cuál debe ser la postura de la comunidad internacional?

“Tenemos que recordar que durante la guerra salvadoreña, uno de los primeros procesos para el Acuerdo de Contadora fue una reunión entre el presidente Miterrand de Francia y el Presidente mexicano de esa época, en la que se acordó una posición internacional en torno a la guerrilla del FMLN: darles legitimidad”, recordó.

“Esto es lo que el presidente Chávez intentó hacer con las FARC. Es obvio que las FARC están involucradas en una guerra sin fin en Colombia, y esa guerra no ha terminado. Creo que Chávez le está dando un buen rumbo a su responsabilidad como líder activista en América Latina hoy en día, para tratar de ponerle fin a esta disputa”, agregó.

Birns culminó diciendo: “quien ponga fin a este conflicto es digno de recibir un Premio Nobel de la Paz”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *