La Hipocresía de los EEUU

Image

Diana Londono, Investigadora Asociada COHA-

Desde el siglo XIX, Estados Unidos en su rol de superpotencia, ha perpetuado controversiales políticas como por ejemplo la Doctrina Monroe, la que a lo largo de la historia le ha valido la pérdida de confianza de otros países del hemisferio.

Ya que EEUU es la potencia continental (por no decir mundial), sus políticas domésticas tienen repercusiones en el resto de la región. Actualmente, los líderes de América Latina revelan una válida inquietud por los posibles efectos de la reciénte legalización de marihuana en los dos estados de Washington y Colorado.

Como resultado de las elecciones de 2012 en los Estados Unidos, la legalización del uso de marihuana en los estados de Washington y Colorado causó que los líderes de América Latina, especialmente los de países como México, Belice, Honduras y Costa Rica, levantaran nuevas  criticas sobre la hegemonía estadounidense. Estos líderes están demandando una revisión sobre los impactos de esta nueva ley en el resto del continente. Además, estos mismos políticos han insistido en la necesidad de establecer la prohibición del uso de drogas por medio de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Tres días después de que se escuchó esta demanda, la Organización de las Naciones Unidas declaró que la legalización del uso de la marihuana en los dos estados de los EEUU “violaría los tratados internacionales.”

El narcotráfico afecta a miles de personas en América Latina. Este crimen ha aumentado la corrupción tanto como la violencia en varios países de la región durante las últimas décadas. La legalización de la marihuana plantea diferentes dilemas entre los Estados Unidos y los países Latinoamericanos. Por ejemplo, con la legalización de la marihuana en los estados de Washington y Colorado, el gobierno estadounidense pierde la autoridad moral para exigir la continuación de la lucha contra el narcotráfico. La crítica de los líderes latinoamericanos es la siguiente: la administración de Obama exige injustamente que países como México y Colombia empleen recursos para combatir el tráfico de drogas mientras que los estados de Washington y Colorado permiten que miles de ciudadanos consuman marihuana legalmente, lo cual aumenta la tasa de hispanos que resultan víctimas de la fabricación y tráfico de estas substancias. La implementación de esta ley es una contradicción a las demandas internacionales por parte de Washington. A largo plazo la legalización del uso de marihuana resultará en la pérdida de influencia estadounidense en la política latinoamericana de la lucha contra las drogas.

Además, la presión constante ejercida por funcionarios de alto rango en América Latina, ha contribuído a la importancia del debate estadounidense en que se discute el rol del gobierno federal y el del gobierno estatal. Actualmente, la Drug Enforcement Administration (DEA por sus siglas en Inglés) declara que la ley federal endorsa la prohibición de la producción, posesión y venta de marihuana. La autonomía de esta ley nacional es disputada por la enmienda 64 en Colorado y la iniciativa 502 de Washington.  (En otras palabras la administración de Obama se ha visto obligada a enfrentar el conflicto de leyes federales y estatales).

Actualmente, esto pleito ha captado la atención del público, aunque hasta ahora la administración de Obama no ha dado atención suficiente a este importante problema. La negligencia por parte de la administración estadounidense ha causado frustración entre los líderes Latinoamericanos, y como resultado ha aumentando las tensiones entre estos países y los EEUU.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *