La Corte Colombiana con la Frente en Alto Respecto al Tema de las Bases Militares Estadounidenses

El 17 de agosto, al menos una agencia colombiana promulgó lo que parece ser un atípico acto de valentía en contra de los Estados Unidos. La corte constitucional colombiana, no comúnmente conocida por sus movidas audaces, ha suspendido el acuerdo de defensa que Colombia firmó con Estados Unidos en el 2009 basado en que la medida nunca había sido aprobada por el congreso y por lo tanto era inconstitucional. El acuerdo de defensa de 2009 por Washington y Colombia era un acto cooperativo en donde EEUU estaba permitido operar en 7 de las bases militares colombianas.Ahora, las fuerzas militares de EEUU que están presentes en estos sectores a lo largo de Colombia, deben retirarse hacia otras bases hasta que el congreso colombiano apruebe el acuerdo de forma democrática.

Para tener constancia, la administración Obama dijo que ha buscado mejorar las relaciones con países de América Latina a través de la cooperación y respeto antes de emular la actitud imperativa de la administración Bush. La última, vio la construcción de relaciones inter-americanas mediante la provisión de una canilla abierta para el flujo de policías militares, algunos de los cuales fueron probados destructivos para metas regionales y un sentido de equilibrio. El acuerdo de 2009 no era de ninguna manera invasivo, por el contrario declara que Colombia permanecerá dueña soberana de las bases a cambio de la cooperación de EEUU para el equipamiento y a través de las provisiones para el financiamiento tanto de programas militares como sociales.

Sin embargo, el problema fue la manera en la cual este acuerdo fue promulgado. Fue antidemocrático y significativamente debilitaba las ya débiles instituciones, no solo de Colombia, pero también en otros lugares de América Latina, al dejar un precedente del cual el embajador de EEUU y varios ministros colombianos podrían lograr un acuerdo por medios que evaden el proceso legislativo.

La corte constitucional Colombiana ha actuado en nombre de la democracia y en el espíritu de la división de poderes, ha demostrado que puede ser una institución merecedora del respecto de otros así como también servir de inspiración a otras cortes de América Latina que son más conocidas por su venalidad que su sentido de honor. Sin embargo, muchos especulan que el reciente presidente electo Santos, quien trae con él una mayoría en el congreso, no tendrá problemas en pasar la legislatura necesaria para restaurar el status quo con el Pentágono a través del congreso. No obstante, la corte constitucional colombiana se ha referido de forma apropiada a los principios básicos de democracia y rectitud legal. A pesar de que es probable que EEUU y Colombia reanuden su acuerdo de defensa en días, este evento debe traer una gran distinción a la corte y ojalá pueda marcar un precedente para la defensa de valores democráticos a través de Latinoamérica, sin importar cuanta presión pueda ejercer los Estados Unidos.