Dieciséis años es demasiado tiempo: El esfuerzo continua contra el injusto caso de los Cinco Cubanos

Por Juan Acosta, Investigador Asociado del Consejo de Asuntos Hemisféricos

Dieciséis años es demasiado tiempo. El 12 de septiembre del 2014 se cumplieron dieciséis años desde que los Cinco Cubanos (Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González) fueron arrestados y encarcelados en los Estados Unidos debido a cargos que se basan en la fricción política entre Washington y La Habana. El 12 y 13 de septiembre, el Comité Internacional para la Libertad de los Cinco Cubanos (International Committee for the Freedom of the Cuban Five) y el Instituto de Estudios Políticos (Institute for Policy Studies) organizaron una serie de eventos en Washington D.C. que incluyeron un discurso en la Universidad de Georgetown, una visita de más de veinte miembros del Congreso estadounidense y una protesta en frente de la Casa Blanca. Los discursos y manifestaciones ocurrieron desde el 11 al 13 de septiembre para conseguir apoyo y demostrar solidaridad para nuestros hermanos que todavía se encuentran en prisión. También se organizaron manifestaciones en Nueva York, Chicago, San Francisco, Miami y hasta en Toronto, Canadá, donde los protestantes criticaron la injusticia del gobierno estadounidense porque ha violado los derechos humanos de los Cinco Cubanos.

Los Cinco fueron arrestados el 12 de septiembre de 1998 bajo cargos que incluían la conspiración de espionaje. Algunas personas los ven como criminales, mientras que muchos los consideran héroes. En 1997 hubieron una serie de ataques con bombas en varios hoteles en Cuba, incluyendo el Hotel Copacabana, el Hotel Nacional de Cuba, y el Hotel Meliá Cohiba. Este último ataque resultó en la muerte del turista italiano Fabio di Celmo. Los ataques terroristas formaron parte de un esfuerzo organizado para impedir el turismo hacia la isla caribeña por parte de los conservadores cubanos exiliados en Miami[i]. En junio de 1998, tres meses antes de que los Cinco fueran arrestados, agentes del FBI visitaron La Habana para recibir evidencia (de parte del gobierno cubano) que demostró que los cubanos en Miami, como Luis Posada Carriles, estaban atacando la isla[ii]. Se desconoce lo que el FBI hizo con la evidencia, pero sí hay datos que demuestran que estos cinco hombres intentaron reunir información para prevenir nuevos ataques contra su país. Tres meses después de que el FBI visitó La Habana, Gerardo, Antonio, René, Fernando y Ramón fueron arrestados y enviados a confinamiento solitario.

El juicio de los Cinco tomó lugar en Miami, una ciudad reconocida por su gran oposición contra el gobierno cubano. Por esta razón fue imposible que el jurado fuera totalmente imparcial, especialmente tomando en cuenta la revelación de que el gobierno estadounidense le estaba pagando a periodistas en Miami para publicar artículos que eran muy críticos de los Cinco. Aunque se intentó cambiar la ubicación del juicio, la jueza Joan Lenard no lo permitió y con eso definió sus destinos. Hoy en día, René y Fernando están nuevamente con sus familias en Cuba después de completar sus sentencias, pero Gerardo, Ramón y Antonio siguen encarcelados. Cuando la diferencia en ideología política silencia el espíritu de la justicia, como en el caso de los Cinco, se comete un grave atentado contra la democracia.

A través de los años, COHA ha escrito varios artículos sobre los Cinco y se solidariza con los esfuerzos de varias organizaciones que han tratado de captar la atención internacional. Estas organizaciones han demandado que Washington tome acción y no ignore la injusticia. El director de COHA, Larry Birns, describe este caso como, “…una falta de justicia, algo que el Presidente Obama durante su primer mes de mandato pudiera haberlo resuelto para practicar lo mismo que predice.”

 En el 2005, el consejo de las Naciones Unidas de Detención Arbitraria también criticó la forma en que se trató el caso, encontrando varios problemas con el procedimiento en donde se violaron las libertades de los cinco Cubanos.[iii] En el 2009 un amicus curiae fue presentado ante la Corte Suprema por diez ganadores del Premio Nobel de diferentes partes del mundo. Esta iniciativa fue un intento de convencer al gobierno de los Estados Unidos que corrija su injusticia y permita que Gerardo, Ramón y Antonio vivan el resto de sus vidas en paz[iv]. No se sabe si los reportes fueron examinados por la Corte Suprema norteamericana, pero sí que decidieron no oír el caso. Además, Amnestia Internacional (Amnesty International) publicó un informe en el 2010 donde reportó que los derechos humanos de los Cinco sí fueron infringidos[v].

Uno de los recientes eventos organizados en Washington D.C. fue una manifestación abierta al público para aumentar el conocimiento sobre el caso de los Cinco y contó con los siguiente invitados de honor: José Ramón Cabañas (Executivo de la Sección de Intereses de Cuba en Washington D.C.), Yeidckol Polevnsky (Ex Vicepresidenta del Senado Mexicano), Piero Gleijeses (Profesor de política exterior en la escuela de Paul H. Nitze de Estudios Internacionales Avanzados en la Universidad de Johns Hopkins), y Stephen Kimber (Profesor de periodismo en la Universidad de King’s College en Halifax). Los invitados expresaron su apoyo y esperanza sobre el destino de los Cubanos que siguen encarcelados. En su breve discurso, el señor Cabañas lamentó que las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba han afectado de forma negativa las vidas de estos hombres y sus familias. En agosto del 2013, el Profesor Kimber publicó un libro titulado What Lies Across the Water: The Real Story of the Cuban Five, en el cual él describe en una forma objetiva la historia de los Cinco Cubanos y concluye que hay una verdadera falta de evidencia en el caso levantado contra ellos. En la reunión, Kimber y compañía, expresaron su indignación por la injusticia y las crueles sentencias, particularmente en el caso de Gerardo quien tiene dos sentencias de vida además de quince años.

La comunidad Cubano-Americana conservadora del sur de Florida no debe intimidar a ningún político que quiera apoyar la liberación de los Cinco para poder crear un ambiente de paz y cooperación entre los Estados Unidos y Cuba. Sin embargo, la situación se encuentra en un periodo de cambio. Hay una nueva generación progresista de Cubanos-Americanos que se opone al encarcelamiento de sus cinco hermanos. La administración de Obama no debería ser influenciada por congresistas de la derecha extrema, y debe implementar pólizas más progresivas hacia Cuba. Las naciones en el hemisferio han empezado a cooperar y a respetar a Cuba, excepto los Estados Unidos, quien debe unirse a la norma internacional. Un período de diálogo productivo que considere de nuevo el caso de los Cinco debe iniciarse. El gobierno estadounidense se humilla a si mismo al ignorar la injusticia que ya ha durado 16 años. Al no escuchar el llamado internacional, los legisladores y el Presidente refuerzan las percepciones negativas de Washington. La administración de Obama debe tomar un paso firme hacia la justicia para que finalmente se puedan liberar a Gerardo, Ramón y Antonio, un acto que permitirá reconciliar a estos dos países.

Ésta es una contribución gratuita producida por el Consejo de Asuntos Hemisféricos. Si desea republicarla, por favor ponga nuestra información institucional. Los derechos exclusivos pueden ser negociados. Si desea obtener más información sobre los asuntos interamericanos, les sugerimos que visite la página de Latin News, haciendo un clic aquí.

[i]http://af.reuters.com/article/idAFTRE6BL3JQ20101222

[ii]http://www.washingtonpost.com/opinions/the-cuban-five-were-fighting-terrorism-why-did-we-put-them-in-jail/2013/10/04/37c556a6-1fca-11e3-b7d1-7153ad47b549_story.html

[iii]http://www.thecuban5.org/voices-of-support/united-nations/

[iv]http://www.cnn.com/2009/CRIME/01/30/scotus.cuban.five/

[v]http://www.amnesty.org/en/library/asset/AMR51/093/2010/en/9911673a-a171-49db-b757-581f2fbdfe11/amr510932010en.pdf

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *