A Ecuador Le Sobran Políticos Pero Le Faltan Estadistas

Fuente: El Oráculo de Pablo Daniel

Hasta ahora no es posible gobernar en democracia, sin que de por medio “hubiera que ganar constantemente elecciones”[1]. Ecuador es un país donde la frecuencia de comicios presidenciales, el próximo es este domingo 17 de febrero, no termina de fortalecer la estabilidad democrática ni la creación de políticas de estado a largo plazo. Ocho candidatos se repartirán 11 millones de votos. Las encuestas favorecen al Presidente Rafael Correa, quien, tras seis años en el poder es muy conocido por su mercurial verbosidad, que la ha derramado contra los medios de comunicación, la dirigencia indígena, los empresarios, los sindicalistas, los maestros y los estudiantes universitarios.

“Correa a cualquier opinión, discrepancia o crítica, suele responder con una burla… y lo que es peor, con una seguidilla de insultos, en ocasiones, van acompañadas de difamatorias cadenas de televisión y de informaciones y comentarios maliciosos difundidos por los medios de comunicación del gobierno”[2]. ¿Qué gana el Mandatario con pedirle al candidato presidencial Álvaro Noboa “que inaugure su cerebro”?;  ¿Cuál es el beneficio de referirse al ex presidente Abdalá Bucaram, exiliado en Panamá, como “basura”?[3] ¿Y qué decir Correa que en vez de invitar al diálogo a sus adversarios, como un chiquillo de escuela, los reta a fajarse en la calle?

La irascibilidad de Correa es su mayor enemigo. No se alcanza a comprender por qué un político que con el pueblo derrocha humildad y carisma, se encoleriza y se siente humillado ante las críticas de sus adversarios. Según el asambleísta César Montúfar, “Correa hace una política de mediados de siglo XX. Su estilo es absolutamente anacrónico con relación a lo que podría ser un estadista del siglo XXI… La llamada revolución ciudadana ha representado un retroceso… No solamente por descalificar al rival sino por la utilización de un mensaje racista, machista, misógino”.[4]  En el 2010, la organización Ethos recopiló casi 500 “palabrotas” de Correa para referirse a políticos, periodistas y empresarios.[5]

Para ser justos, Correa no tiene la exclusividad del insulto. La oposición, ocultándose en el anonimato del Internet, despotrica contra el Mandatario, a quien lo que menos le llaman es “hijo de narcotraficante”. Álvaro Noboa, quien va por su quinto intento presidencial, le ha devuelto el varapalo a Correa llamándolo “copión”, “bacalao” y “corrupto”.[6] Bucaram, quien en 1997 fue destituido por incapacidad mental, hace poco dijo que el presidente era un “cornudo”, “ratero y sin honor”. El derecho a la libre expresión está secuestrado por los políticos que lo practican muy bien cuando se trata de lanzar florituras que desmerezcan las cualidades del opositor. Bucaram llamó el ex presidente ecuatoriano Febres Cordero “viejo marihuanero”, y éste a su vez dijo del ex presidente Gustavo Noboa “perro con hambre”. Quien mejor utilizó esa procacidad lingüística fue el ex mandatario José María Velasco Ibarra. Para él, en los años 60, los socialistas no eran más que unas “personas de mente ratonil”.

SIN ALIANZAS PERO FAVORITO

Aparte de sus deslices verbales, es célebre la intolerancia de Correa con quienes se atreven a disentir; ha puesto a sus órdenes a la justicia y a los entes que controlan al estado para callar las voces en su contra. Según un informe sobre los derechos humanos en Ecuador, (publicado en  el 2011), unos 204 líderes –en su mayoría indígenas– fueron enjuiciados por sabotaje y terrorismo; hubo 10 casos de persecución y criminalización contra 48 dirigentes sindicales; y 20 juicios a periodistas.[7]

El eclecticismo político que puso en el poder a Correa hace seis años se ha evaporado. La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), los profesores, movimientos como Ruptura 25, federaciones de estudiantes y trabajadores están distanciados. Voces como la del catedrático Germán Rodas creen que Correa es un producto del fracaso neoliberal de gobiernos como los de Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez. Por lo tanto, mal se hace en creer que Correa es de la izquierda.[8]

Un sector del electorado indígena se distanció de Correa “por sus políticas de extracción minera y su creciente autoritarismo. Otros movimientos sociales ya no creen que el Jefe de Estado representa sus intereses”.[9] Aún con esos extendidos desafectos, el Presidente parece destinado a gobernar por cuatro años más. Esa posibilidad solo se vería coartada si el banquero Guillermo Lasso, el segundo favorito en la intención de voto, logra superar la popularidad de Correa. De no obtener el 51 por ciento de votos este 17 de febrero, Correa y el segundo candidato más votado irán a una segunda vuelta el siete de abril, pero una vez cerrada la campaña electoral y con más de 35 puntos porcentuales de diferencia sobre Lasso, Correa se puede asegurar que ya es el ganador.

LOS INDIGENAS, EL NUEVO ROSTRO POLITICO

Sin el apoyo de la dirigencia indígena y su brazo político Pachacutik –el partido político creado por los indígenas en 1995–, Correa perdió a una fuerza electoral, cuyos gobernantes en Ecuador, incluido el actual, no terminan de entender sus demandas. En los últimos 10 años, los indígenas cambiaron el rostro blanco y mestizo en la política. Ahora hay indígenas asambleístas, alcaldes, candidatos presidenciales, embajadores y hasta hubo una Ministra de Relaciones Exteriores, Nina Pacari. La Constitución (del 2008) finalmente reconoce que Ecuador es un país multicultural, pero la discriminación continúa. No es esa perniciosa humillación de hace 80 años, que los sometía a la miseria y desprecio, narrados en la novela indigenista Huasipungo de Jorge Icaza. Tampoco se anuncia en los periódicos, como en los años 50 ó 60, la venta de haciendas, con indios y vacas incluidos. Lo que no ha desaparecido es ese mensaje implícito de que lo “‘blanco’ es superior y lo negro e indio lo despreciable”.[10]

Los indígenas han avanzado en su lucha de reivindicaciones pero la discriminación continúa. (Fuente: Abya Yala)

Para el poder, los indígenas son rebeldes y “busca pleitos” como les dice el presidente Correa, y “Yo no hablo con indios” fue lo primero que el ex presidente Rodrigo Borja advirtió durante el levantamiento indígena del 90. El ex presidente “Sixto Durán Ballén al pronunciarse sobre la demanda de 30.000 indígenas de la Amazonía contra la Texaco, adujo que no eran ecuatorianos quienes reclamaban, sino unos pocos indígenas. El gobierno de Gutiérrez quizás ha sido el más nefasto en lo referente a discriminación, luego de la ruptura de la alianza que lo llevó al poder, usurpó los derechos jurídicos de los pueblos indígenas…”.[11]

Por aquello de que en Ecuador la “justicia es para los de poncho”, es decir para los pobres e indios, es que 204 de ellos han sido acosados o encarcelados durante este gobierno. Según el presidente de la Conaie, Humberto Cholango, “Muchos son perseguidos, sometidos a procesos judiciales tortuosos, algunos han estado en la cárcel y otros están en la clandestinidad porque ya han sido sentenciados”. Él atribuyó que el conflicto con el gobierno es porque  “no cuenta con los mecanismos adecuados para dialogar o resolver la presencia de las empresas mineras”.[12] Paradójicamente, los indígenas están entre los que más se han beneficiado con las obras sociales y el bono de la pobreza (entre 35 y 50 dólares mensuales) que el Gobierno de Correa entrega a 1,2 millones de ecuatorianos[13] y éste soporte es una de las razones para su triunfo electoral. Aunque el tema del medio ambiente y la extracción minera en áreas de reservas, que es lo que más les preocupa a la dirigencia indígena, estuvieron completamente ausentes durante la campaña electoral.

UN PAIS EN PERMANENTE REFUNDACION

A la par de la incontinencia verbal y la intolerancia de Correa está su genuino deseo de hacer de Ecuador otro país. En ese intento ha dotado de una red vial moderna y de tecnología en los hospitales. Puso en marcha una necesaria reforma educativa, aún sin resultados; avanza la construcción de hidroeléctricas para acabar con el déficit energético; y, al fin, está logrando que los ecuatorianos aprendan a vivir bajo un sistema de cultura tributaria. “Es un gran administrador sobre un petróleo de 100 dólares y tiene otras ventajas como la percepción colectiva que sobre él despierta la obra pública que es innegable e importante”.[14]

La construcción de carreteras y la remodelación de las existentes es la obra más visibles de Correa. (Fuente: Juan K. Andrade)

Cierto es que no es suficiente construir carreteras e hidroeléctricas si no hay espacio para airear las diferencias. Eso demuestra que no hay democracia perfecta y que no solo el Presidente de Ecuador está equivocado. Los ecuatorianos sufren de la manía histórica de refundar el país cada cuatro años. Correa propuso refundarlo con su revolución del siglo XXI. El ex presidente Lucio Gutiérrez hizo del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial sus aliados para un nuevo Ecuador. Osvaldo Hurtado quiso cambiar el rostro de la nación con un plan agresivo de privatizaciones. Esto lo único que evidencia -usando la observación del teólogo James Freeman Clarke- es que a Ecuador le hace falta un estadista que piense en las próximas generaciones, más que un político que piensa solo para las próximas elecciones.

YASUNI, LA GRAN OFERTA PARA EL MUNDO

Este será el siglo del calentamiento global, y el gobierno -no sin contradicciones- quiere ser consecuente con el planeta. La sociedad civil planteó la idea de proteger el patrimonio natural, el Presidente Correa acogió esa iniciativa y en el 2010 lanzó el proyecto ITT-Yasuní, una innovadora fórmula para dejar bajo tierra 846 millones de barriles de petróleo, con el fin de proteger la biodiversidad. A cambio propone un fideicomiso hasta alcanzar 3.600 millones en 13 años.[15] “Se trata de una iniciativa cuyo enfoque integrador busca: mitigar las emisiones de CO2, proteger la biodiversidad y reducir la pobreza. Estos objetivos coinciden con las metas de desarrollo del milenio y las refuerzan…”[16] Hasta ahora, se han conseguido 200 millones de dólares con aportes de Francia, Alemania y otros países.

Parque Nacional Yasuni (Fuente: Hintadupfing Park)

Parque Nacional Yasuni (Fuente: Hintadupfing Park)

Esta “generosidad ambiental riñe con una agresiva política de extracción de minerales de Correa ha puesto en marcha. Mientras se busca proteger parte de la Amazonia, desembarcan corporaciones extranjeras, especialmente de China, par explotar oro, cobre y crudo en territorios habitados por tribús indígenas ancestrales. El gobierno promete que se respetará el ambiente pero la realidad una y otra vez ha demostrado que los beneficiarios de esos recursos están en cualquier parte, menos en las comunidades de donde se extraen.

CONCLUSION

La de Correa no es revolución al estilo de la Rusia, Cuba o China. En Ecuador, el poder económico privado ha sido intocable. “Con claridad se trata de una revolución burguesa, plenamente capitalista; además, hay que reconocerlo, jamás dijeron ni prometieron lo contrario.”[17] Siendo Correa el resultado de gobiernos fracasados (Bucaram, Mahuad, Gutiérrez), los insultos y el enfrentamiento con las indígenas no le restan el favoritismo para ganar las elecciones del 17 de febrero.

Con Correa en el poder, se ve una obra pública sin precedentes; por eso la mayoría ausente del debate político y de las decisiones importantes se aferra a un gobernante que les ofrece una relativa estabilidad económica, sin que importe demasiado si su gobierno es personalista con pinceladas de autoritarismo.

Podría ser que Correa no tenga mayoría en la próxima Asamblea, lo cual significará más polarización política. Pero para continuar alimentando su éxito en la obra social y pública deberá aumentar el ingreso de divisas, esto no será posible si no acentúa su política de extracción minera en áreas sensibles, lo cual lo enfrentará con los indígenas y los ambientalistas. Ésta es la última presidencia de Correa. Ya no tiene que preocuparse por ser reelecto, por lo tanto debería mirarse en el espejo de su conciencia y hacer lo que mejor le conviene al país en términos de libertad de expresión. Si abre las puertas del diálogo y acepta que todos tienen derecho a opinar logrará reescribir su legado y quizá ese podría ser el último canto del cisne del Correísmo.

Olga Imbaquingo, Research Fellow at the Council on Hemispheric Affairs

Ésta es una contribución gratuita producida por el Consejo de Asuntos Hemisféricos. Si desea republiarla, por favor ponga nuestra información institucional. Los derechos exclusivos pueden ser negociados.

Si desea obtener más información sobre los asuntos interamericanos, les sugerimos que visite la página de Latin News, haciendo un clic aquí.

_______________________

CITACIONES

[1] Reyes Figueroa Luis Alberto,  “Sufragio efectivo ¿sí reelección?”,  http://www.cee-nl.org.mx/educacion/certamen_ensayo/onceavo/LuisReyes.pdf

[2] Oswaldo Hurtado, Dictaduras Siglo XXI el caso ecuatoriano (Quito: Paradiso Editores 2012) , Kindle edition.

[3] El Comercio, “Los insultos no aclaran la duda sobre el pacto PRE-AP”, Agosto 9, 2012.
http://www.elcomercio.com.ec/politica/confrontacion-Rafael_Correa-Abdala Bucaram-politicaecuatoriana0751724997.html.

[4] Idem

[5] El Comercio, “Insultos, un elemento imprescindible en la política ecuatoriana”. Agosto 8, 2012. http://www.elcomercio.com/politica/insultos-elemento-imprescindible-politica-ecuatoriana-Rafael-Correa-Abdala-Bucaram_0_751724879.html

[6] Idem

[7]  Universidad Andina Simón Bolívar  Informe sobre derechos humanos Ecuador 2011. Marzo 2012.(Quito-Ecuador), Pag 19. http://vamosacambiarelmundo.org/wp-content/uploads//2012/05/Informe-Derechos-Humanos-CD-.pdf

[8] Carlos Rojas A. y Mariela Rosero “‘En estas elecciones se cierra el proceso de Correa con la izquierda’”, El Comercio, Noviembre 25, 2012. http://www.elcomercio.com/politica/elecciones-german-rodas-rafael-Correa-izquierda-entrevista_0_816518453.html.

[9] Marc Becker, “Ecuador’s Election: Correa, His Opponents, and Possible Outcomes”, Upside Down World, Noviembre 27, 2012. http://upsidedownworld.org/main/ecuador-archives-49/3990-elections-ecuadorian-style upsidedownworld.org

[10] María Elena Placencia “Hola María”: racismo y discriminación en la interacción interétnica cotidiana en Quito”, Birkbeck, Universidad de Londres, 2008. http://www.dissoc.org/ediciones/v02n03/DS2%283%29Placencia.pdf

[11] Nidia Arrobo Rodas, “La discriminación en Ecuador”, Mayo 2007.
http://www.sicsal.net/reflexiones/DiscriminacionEnEcuador.html

[12] Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, “Conaie pide protección a la CIDH”, Octubre 28, 2011. http://www.conaie.org/component/content/article/2-secundarias/453-conaie-pide-proteccion-a-la-cidh

[13] Ecuador Inmediato, “Mies trabaja en políticas de erradicación de la pobreza para un millón 200 mil hogares que reciben bono”, Octubre 10, 2012. http://www.ecuadorinmediato.com/

[14] Carlos Rojas, “Alfredo Negrete: Correa a lo mejor se reelige, pero quizás no tenga mayoría legislativa”, El Comercio, Noviembre 11, 2012. http://www.elcomercio.com/politica/Correa-mejor-reelige-mayoria-legislativa_0_808119278.html

[15]  Carlos Larrea y otros, “Iniciativa Yasuní-ITT: La gran propuesta de un país pequeño”. Enero 2010. mdtf.undp.org/document/download/4546

[16] Idem

[17] Carlos Rojas Reyes, “Buscando desesperadamente a…” La Revista, Enero 9, 2012, Numero 9, Pag. 7. http://vamosacambiarelmundo.org/wp-content/uploads//2012/03/R9-enero-marzo-2012-Def-1.pdf

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *