730 catedráticos condenan la impunidad en Honduras y urgen al Departamento de Estado de EE.UU. que demanden responsabilidad por violaciones de derechos humanos

Director del Consejo de Asuntos Hemisféricos, Larry Birns, fue uno de los 730 catedráticos en condenar el asesinato de la activista por los derechos humanos Berta Cáceres y urge al Departamento de Estado de EE.UU. que demande responsabilidad por sus derechos humanos, en la siguiente carta. Para la versión de la carta en ingles, haga clic aquí.

16 de marzo, 2016
John Kerry
Secretario de Estado,

Washington, D.C., EE.UU.
Estimado Secretario de Estado Kerry:

Nosotros, los expertos en Latinoamérica y abajo firmantes, le escribimos para protestar por el asesinato político de Berta Cáceres el 3 de marzo de 2016. Cáceres era la Coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y fue la ganadora del prestigioso Premio Goldman en 2015 por su trabajo en la protección del medio ambiente y de los derechos de los pueblos indígenas.
Cáceres era una líder muy querida y eficaz en la lucha por la justicia ambiental. Asimismo, era pionera por los derechos indígenas y la justicia racial en Honduras. Debido a su trabajo en contra de los intereses corporativos, desde hace años, recibió numerosas amenazas de muerte. Encima de todo, y a pesar de que se encontraba bajo medidas cautelares y preventivas de protección policial, ella no estaba protegida por la policía en el momento de su asesinato. Por lo tanto, el asesinato de Berta Cáceres representa un crimen de gran magnitud en un país emboscado. Para el movimiento indígena en Honduras, su trágica muerte es similar a la pérdida de Martin Luther King Jr. en el movimiento de derechos civiles en los Estados Unidos.

Nos preocupa profundamente que el gobierno de Estados Unidos aprueba y apoya al actual gobierno de Honduras mediante el envío de ayuda financiera y técnica para fortalecer los militares y la policía hondureños, instituciones que han sido responsables de innumerables violaciones de derechos humanos desde el golpe de Estado de 2009. En todos los sentidos, el golpe de 2009 derrumbó el sistema judicial y el estado de derecho. El país tiene una de las tasas más altas de muertes, feminicidios y asesinatos de LGBTI en el mundo. A pesar de esta situación atroz, el gobierno de Estados Unidos continúa financiando un gobierno que inexcusablemente ha hecho caso omiso del derecho a la vida de sus ciudadanos. Berta Cáceres se ha convertido en la víctima 101 de los organizadores por la justicia ambiental en ser asesinados en Honduras desde 2010, lo que demuestra la evidente indiferencia y peligro que enfrenta organizadores de justicia ambiental.

Según los observadores de derechos humanos en el campo y la organización mexicana Otros Mundos, la vida del único testigo del asesinato de Berta, Gustavo Castro Soto, un ciudadano mexicano y también defensor de los derechos humanos, está en peligro. Los representantes de los derechos humanos en Honduras creen que él también fue blanco de asesinato. La policía hondureña le ha estado interrogando durante largos períodos de tiempo y le deniega descansos, comida y agua. El gobierno de Honduras rehúsa dejarle regresar a su país y dicen que le detendrán durante 30 días. Tememos por su vida y nos unimos a la comunidad internacional para pedir por la protección e inmediata liberación de Gustavo Castro Soto.

Exhortamos al gobierno de Estados Unidos que suspendan inmediatamente su apoyo al gobierno de Juan Orlando Hernández. Pedimos al gobierno de Estados Unidos que aplique sanciones contra el gobierno de Honduras hasta que permita la entrada de un equipo internacional de investigadores independientes para resolver el crimen contra Berta Cáceres.

Nos sumamos a la Coalición Internacional para los Derechos Humanos en las Américas demandando las siguientes acciones:

1. EXIGIMOS que el gobierno de Honduras:

• Llevar a cabo una investigación temprana, transparente y diligente del asesinato de Berta Cáceres.
• Asegurar la rápida identificación de los actores intelectuales y materiales del crimen.
• Permitir la participación de expertos internacionales de derechos humanos en apoyo a las investigaciones, sobre todo en el examen de las amenazas contra Berta Cáceres como una defensora de los derechos humanos.
• Proteger la vida del Defensor de Derechos Humanos de México, Gustavo Castro Soto, el único testigo del ataque a Berta Cáceres, y que permita su salida segura del país.
• Aplicar la Ley de Protección para los trabajadores de derechos humanos, periodistas, comunicadores sociales y trabajadores de la justicia.
• Adoptar estrategias y planes de prevención eficaces para poner fin a la persecución de los trabajadores de derechos humanos, incluyendo la provisión de un presupuesto y apoyo administrativo en la creación de una agencia encargada de su protección.

2. SOLICITAMOS a la Corte Interamericana de Derechos Humanos:
• Supervisar la investigación del asesinato de Berta Cáceres, para asegurarse que se lleve a cabo de manera imparcial e independiente con la participación de expertos internacionales de derechos humanos.
• Llevar a cabo la investigación puntual en nombre del gobierno de Honduras y proporcionar recomendaciones de investigación con la esperanza de que se va a garantizar la vida e integridad de los investigadores y defensores de los derechos humanos en su territorio.

3. EXIGIMOS que la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH):
• Asegure que la investigación del asesinato de Berta Cáceres incluya expertos internacionales y que se realice con diligencia independiente e imparcial.

4. EXIGIMOS que el Congreso y el Departamento de Estado de Estados Unidos:
• Pare la ayuda a Honduras a través de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo del Norte, hasta que el gobierno de Honduras explique, razonablemente, sus pobres registros del cuidado de los derechos humanos, que demuestre la capacidad de procesar y sentenciar a los actores del crimen, y garantizar los derechos de todas las personas, especialmente indígenas y afrodescendientes y las personas LGBTI, asimismo mujeres y niños.

Gracias.

Firmas de Catedráticos se encuentran en las siguentes paginas.
CC: Juan Orlando Hernández, Presidente de la República de Honduras Corte Interamericana de Derechos Humanos
Embajada de Estados Unidos en Honduras, Washington DC Ex Secretaria de Estado Hillary Clinton
Senador Bernie Sanders
Secretaría de Relaciones Exteriores de la Republica Honduras
Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras COPINH

Para contactos de prensa con respecto a la carta, contactar:

Prof. Suyapa Portillo, 323-637-7812, suyapa_portillo@pitzer.edu

Prof. Alicia Estrada, 818-677-2572, alicia.estrada@csun.edu

Prof. Breny Mendoza, 818-677-5640, breny.mendoza@csun.edu

Prof. Courtney Morris, 512-826-6551, courtneydm@utexas.edu

Prof. Leisy Abrego, abrego@ucla.edu

Prof. Gloria Chacon, gchacon@ucsd.edu

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *